José Antonio Contreras Rosado Profesor de la Universidad Isabel I
Lun, 17/04/2017 - 18:15

Una joven y su amigo se sientan en un bar y piden algo para tomar. Cuando les sirven, a él le ponen la cerveza y a ella, el zumo de piña.

Una deportista española bate un récord mundial, copa todas las portadas y, cuando la entrevistan, le preguntan si tiene novio, despreciando su logro y reduciéndola a un objeto dependiente de un hombre.

Los mismos amigos van paseando y un coche se detiene a su lado para preguntar por alguna calle. El conductor se dirige a él sin tenerla en cuenta a ella.

Un niño está jugando al fútbol y su padre le grita que golpea la pelota como una niña.

Vas a comprar un juguete y están diferenciados por colores: ellas rosa y ellos celeste.

Seguro que, como mujer o hombre, has vivido o protagonizado alguna de estas situaciones. En este tipo de escenas se ha dado por hecho que algunas costumbres o habilidades son propias de los hombres. Por ejemplo, él es el que bebe cerveza porque eso le hace ser más masculino, a él hay que preguntarle por alguna ubicación porque las mujeres no saben orientarse o no tener la suficiente fuerza física es considerado una debilidad propia de ellas.

Micromachismo - BusconaEsta discriminación que realizamos, prácticamente de manera inconsciente, es lo que llamamos micromachismo. Este término se ideó en la década de los años 90 y surgió de la conjunción de «micro-» y «machismo». Con el primero se hace alusión a pequeñas acciones, casi imperceptibles, y aceptadas socialmente. Con el segundo se pretende impregnar de una connotación negativa sin implicar que sea culpa exclusiva de los hombres.

Debido a su componente «micro» se podría pensar que no hacen daño. No obstante, su inconveniente reside en la reiteración de estas conductas carentes de reproche social, lo que conduce a la normalización de esta discriminación como origen, en muchos casos, de la violencia de género.

Sin embargo, conviene aclarar que no existen machismos leves, pequeños o residuales. Todos implican una concepción macro de la acción. Por ello, la reflexión y la toma de conciencia en cuanto a estas conductas diarias, que ayuden a hacer visibles estos comportamientos, suponen el primer paso para su neutralización.


Tweet:  Tuitéalo: "Diferencia entre machismo y micromachismo: mientras el primero capta nuestra atención, el segundo pasa inadvertido"


En este sentido, ¿qué diferencia al machismo del micromachismo? Su visibilidad. Mientras el primero capta nuestra atención, el segundo pasa inadvertido. En su mayoría, no existe conciencia de que se está produciendo y esto hace que sea realmente difícil su erradicación.

Por todo ello, la igualdad entre hombres y mujeres se ve dificultada por este tipo de discriminación, que supone un ejemplo de violencia cotidiana difícil de detectar debido a la falta de conocimiento y a la permisividad ante ellas. A este respecto, los micromachismos contribuyen a la perpetuación de los roles tradicionales y, por lo tanto, al aumento de la desigualdad.

Por definición, la desigualdad conlleva una injusticia y, por esta razón, debe ser erradicada. Si, desde pequeños, a ellos les inculcamos que tienen que ser fuertes y a ellas, guapas y princesas, además de fomentar el machismo, estamos perdiendo un potencial tremendo en cuanto a lo que cada persona puede aportar sin estar anclado en una imagen asociada al género de cada uno.


Tweet:  Tuitéalo: "Por definición, la desigualdad conlleva una injusticia y, por esta razón, debe ser erradicada"


A este respecto, para combatir los micromachismos, previamente, necesitamos aprender a identificarlos. Por ello, para profundizar sobre esta cuestión, tenemos a nuestra disposición una reciente campaña que ha puesto en marcha el Ayuntamiento de Burgos y que se puede consultar en este enlace.

Por último, se incluye el vídeo ganador del concurso de cortos que el instituto Diego Siloé de Albacete organizó recientemente entre sus alumnado. En el mismo, la estudiante Alicia Ródenas lee e interpreta una batería de frases machistas escritas por Ro de la Torre que sirven de manera perfecta como complemento final a esta entrada.

Fuente de las imágenes: Ayuntamiento de Burgos.

Entrada publicada el 17/04/2017

Editor: Universidad Isabel I

Burgos, España

ISSN: 2659-5222

 

Añadir nuevo comentario