-¿Qué es el Plan de Acción Nacional de Empresas y Derechos Humanos?

-Este Plan significa que España está oficialmente comprometida con la protección de los Derechos Humanos (DD.HH), también respecto de los efectos negativos que las actividades empresariales pudieran tener sobre ellos.

Se aprobó el pasado mes de julio tras varios años de reuniones y consultas entre Administración, empresas y sociedad civil. Quedó publicado en el BOE el 14 de septiembre de 2017.

Supone también la aplicación en nuestro país de los Principios Rectores de Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos (ONU, 2011). Estos principios son en la actualidad la referencia mundial para todos los actores (principalmente los estados, las empresas y la sociedad civil) que directa o indirectamente tienen obligaciones, responsabilidades y/o intereses legítimos con el comercio y la empresa. 

Este documento recoge 31 principios que pueden resumirse en: 1) el deber del Estado de proteger los DD.HH de los posibles impactos negativos de las empresas; 2) la responsabilidad de las empresas de respetar los DD.HH; y 3) la necesidad de mejorar el acceso de las víctimas a los mecanismos de reparación.

Ambos instrumentos se enmarcan en la denominada Responsabilidad Social Corporativa/Empresarial (RSC/RSE), es decir, en la contribución de las empresas a mejores condiciones sociales, económicas y ambientales. Se trata de una responsabilidad adicional a la de cumplir las leyes nacionales de protección de los derechos humanos: salarios dignos, lucha contra la explotación laboral (femenina e infantil), seguridad en el trabajo, inserción laboral de personas con discapacidad o en riesgo de exclusión social, cuidado del medio ambiente, producción sostenible, transparencia, etc.

Asimismo, nuestro Plan de Acción Nacional de Empresas y Derechos Humanos observa la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible (ONU), y responde a su vez a las líneas marcadas por la Unión Europea en derechos humanos-RSC-democracia.

Otros países que ya cuentan con un plan similar son: Reino Unido, Holanda, Dinamarca, Finlandia, Lituania, Suecia, Noruega, Colombia, Suiza, Italia, Estados Unidos, Alemania, Francia. Ahora, España queda también situada en este ámbito tan crucial.

Comentarios

Gracias, M. Eugenia, por abordar este tema en la entrada que has hecho en el blog UI1.
Los DDHH es un ámbito que siempre está de actualidad, pero gracias a tu entrada conocemos más de cerca el alcance del Plan de Acciona Nacional de Empresas y Derechos Humanos.
Me quedo con esta parte, porque resume muy bien la esencia del mismo: España está oficialmente comprometida con la protección de los Derechos Humanos (DD.HH), también respecto de los efectos negativos que las actividades empresariales pudieran tener sobre ellos.
Un fuerte abrazo,

Gracias a ti por tu interés, Elisa.

Ciertamente, este plan es un importante punto de partida, pero necesita de una verdadera colaboración público-privada.

Confiemos en que intensifique la sensibilización y el compromiso real de las empresas y el Estado en el respeto a los derechos humanos. 

Un abrazo.

Gracias, profesora Pérez, por dar cuenta de la adopción en nuestro país de este interesante documento. 

Sin duda, se trata de un importante avance en materia de Responsabilidad Social Corporativa que conseguirá un mayor compromiso de las empresas con el respeto a los derechos humanos, sobre todo en parcelas laborales como las que menciona y que aún siguen necesitadas de mejora. La explotación tanto infantil como femenina, las condiciones de insalubridad y penosidad en el trabajo, las vulneraciones a la dignidad del trabajador o los obstáculos a la inserción laboral de las personas con discapacidad, continúan siendo realidades de las que, lamentablemente, no se ven libres los países desarrollados y nuestras empresas del siglo XXI.

Desde que en 2001 viese la luz el Libro Verde sobre responsabilidad social de las empresas, Europa ha caminado por la senda del fomento de un marco común de crecimiento económico sostenible con una mayor cohesión social. Con este Plan Nacional de Empresas y Derechos Humanos, deberíamos estar un paso más cerca de alcanzar los estándares establecidos por la ONU en esta materia.  

Gracias, Pilar, también por tus comentarios.

Ciertamente, a pesar de las mejoras que aún se necesitan en este campo, es de justicia señalar la implicación que numerosas empresas tienen ya desde hace años con los derechos humanos. Además de las que tú mencionas, se me vienen a la memoria medidas de RSC tan concretas como: programas con los que facilitar el acceso a un primer empleo de los recién graduados, actividades que ayudan a cuidar la salud de los trabajadores y adquirir buenos hábitos de vida, recogida de ropa para reducir la cantidad de residuos textiles y cerrar el ciclo de la moda (reutilizando o reciclando), desarrollo de formas de ahorro de agua, funcionamiento con 100% de energías renovables, etc.

Pero, también me gustaría destacar, y por lo que a los profesionales del Derecho nos atañe, lo que algunos Colegios de abogados y asociaciones internacionales del mundo jurídico (ABA, IBA, etc.) vienen señalando sobre el importante papel de los abogados en la RSC, no solo interviniendo en la reparación de las posibles violaciones de derechos, sino también en su prevención, asesorando a sus clientes en la defensa de los DD. HH respecto a sus actividades empresariales. En esta línea, algunos despachos de abogados están desarrollando proyectos para formar a sus abogados.

Un saludo.

Añadir nuevo comentario