Pedro Santa Brígida Director de Comunicación
Mié, 18/04/2018 - 12:49

Esta entrada del Blog de la Universidad Isabel I reproduce íntegramente una entrevista de Pedro Santa Brígida, director Comunicación de la Universidad Isabel I, a Francisco Javier Martín del Burgo, presidente del Consejo Científico Asesor de la institución académica, publicada en la Revista Deporcam (número 37 de marzo/abril 2018).

Fue el primer director de la Agencia Estatal Antidopaje, ponente de la Ley del Deporte de 1990, miembro de la Comisión Directiva del Consejo Superior de Deportes, diputado en el Congreso, presidente de la Diputación de Ciudad Real y viceconsejero de Castilla-La Mancha, entre otras responsabilidades. Ha sido distinguido con la Medalla de Oro al Mérito Deportivo Español, la Medalla de Oro al Mérito Deportivo de Castilla-La Mancha, en dos ocasiones, y la Cruz de Plata al Mérito de la Guardia Civil (por su labor contra el tráfico y el uso de sustancias dopantes). La Dirección General de Deportes y la Viceconsejería de Deportes de Castilla-La Mancha han recibido sendos Premios Nacionales del Deporte estando él al frente de las mismas.

Actualmente, es vicepresidente de la Federación Internacional de Pelota Vasca, presidente del Consejo Científico Asesor de la Universidad Isabel I y promotor del Programa "Juega Limpio, Valor Educativo y Social del Deporte".

 

DEPORCAM: ¿Qué representa el deporte en su trayectoria vital?

Javier Martín del Burgo: Aún reflexiono en debate interior si soy un deportista con vocación pública o una persona con proyección pública que práctica deporte. Está en mi ADN físico e intelectual.

DC: Ha sido profesor de Educación Física, entrenador escolar de atletismo y gimnasia, juez árbitro... ¿cuál de estas facetas le ha llenado más?

JMB: Están relacionadas, no obstante, destaca como muy prevalente, la de profesor, que engloba la pedagogía aplicada al movimiento, conocimiento del cuerpo, competición y actividad física.

DC: Después de años en la docencia, incluso como director de un centro público, dio el salto a la gestión deportiva. ¿Por qué?

JMB: La "cosa pública", la política con letras mayúsculas, estar y ser parte del debate de las ideas para dar solución a problemas sociales, me acompañan permanentemente. Aportar y apostar por mejorar el estado de las cosas, es quizá, una de mis más destacadas divisas.

DC: También ha tenido importantes responsabilidades políticas, ha sido diputado en el Congreso, director general y viceconsejero en Castilla-La Mancha, presidente de la Diputación de Ciudad Real. Usted fue ponente de la Ley del Deporte del Estado Español. ¿Cree que la política presta suficiente atención al mundo del deporte?

JMB: Tradicionalmente, la Educación Física fue considerada una "maría" como asignatura. La democracia, la consideración social del deporte como beneficio para la persona, su expansión en el siglo XX y los JJOO de Barcelona 92 cambiaron esta tendencia y valoración. A mi juicio, deslindando el deporte profesional del resto, el deporte ha de estar muy ligado a la educación para su enraizamiento como parte indisoluble de la educación integral de la persona. Los poderes públicos han de
fomentarlo. 

DC: Usted es un ferviente defensor de que los deportistas de élite se formen, que estudien incluso una carrera universitaria y parece que hoy día ya son muchos los que lo hacen, ¿es así?

JMB: Caminamos por la senda adecuada, sin olvidar que el deporte de alta competición y los estudios superiores son dos sobresalientes esfuerzos al solaparse y coincidir en el tiempo. Procede, pues, diseñar medidas de incentivación y de compatibilidad de "facto" y de "iure". 

DC: Uno de los aspectos destacables de su actividad vital es la defensa del juego limpio y la lucha contra el dopaje, ¿queda mucho camino aún por recorrer en este ámbito? ¿Siempre habrá tramposos?

JMB: Se estima en un 10% los casos que pueden" escapar" a controles legalmente establecidos, según el Código Mundial Antidopaje, es decir buscar atajos y ventajas para competir. El avance es evidente; la tolerancia cero ha de ser una constante para los gobiernos, instituciones y entidades deportivas.

DC: Actualmente, es uno de los impulsores del Programa "Juega Limpio, Valor Educativo y Social del Deporte", en el que colaboran el Grupo Anaya y la Universidad Isabel I, ¿en qué consiste este proyecto?

JMB: El Programa "Juega limpio, valor educativo y social del deporte" es una iniciativa pionera como programa educativo innovador. En resumen va dirigido al profesorado y técnicos deportivos, un libro de texto, un libro guía de consulta que facilite el enfoque educativo del deporte y del juego limpio, educar en valores, educación integral de la persona, sus transferencias a la vida diaria. Se complementa con un documental, recurso audiovisual. Como Director del Programa y co-redactor, agradezco  la confianza y apoyo de instituciones, entidades y administraciones muy relevantes del deporte y de la educación en España. En fechas próximas será presentando, difundido y divulgado de forma amplia.

DC: Entre la multitud de reconocimientos que ha cosechado a lo largo de su vida figuran las medallas al mérito deportivo de España y de Castilla-La Mancha o el Premio Nacional del Deporte. ¿Qué sensación le produce haber recibido tan altas distinciones?

JMB: Alguna responsabilidad y mucho compromiso. Un honor. 

DC: Ahora dedica parte de su tiempo al Consejo Científico Asesor de la Universidad Isabel I. ¿Cuáles son sus objetivos como presidente de este órgano universitario?

JMB: Esquemáticamente, prestar asesoramiento al equipo rectoral en el diseño de nuevas ofertas de titulaciones, avanzar en programas de investigación e innovación, atraer al sector empresarial, al emprendedor y a las administraciones a la Universidad y la búsqueda de la excelencia académica. Todo ello sin invadir campos y competencias que no nos sean propias.

Añadir nuevo comentario