Marcos Terradillos Director del Máster en Divulgación Científica
Vie, 22/04/2022 - 10:20

Tierra y manos de adulto y niño

Acercar la ciencia a los más pequeños garantiza el futuro.

Serie: 'Un Viaje por la Ciencia' (XXV)

Los más pequeños son el futuro de la sociedad. Por ello, los niños tienen que estar provistos de herramientas adecuadas para participar en la toma de decisiones relativas a su/nuestro porvenir. Resulta imprescindible que los científicos, divulgadores y profesores nos esforcemos en dar a conocer aquellos aspectos más relevantes de nuestros campos de estudio, mostrando la cara más amable y divertida de la ciencia.

Divulgar ciencia ha de ayudar a los niños a interpretar y conocer el mundo que tienen en su entorno. En estas edades, les podemos ayudar a ir descubriendo el mundo que los rodea y desarrollar sus facetas sociales. 

Uno de los principales problemas que existe aún en la divulgación de las ciencias para niños es la forma en que estos reciben los conocimientos. Normalmente, a los niños (como receptores pasivos) se les aporta una serie de contenidos que secuencian acontecimientos. Pero, aprender nace de una innata curiosidad por conocer y comprender aquello que nos rodea. Pero no es solo un acto de reflexión, de cuestionamiento, sino que la experiencia cobra una gran importancia. Los bebés conocen su entorno a través de los sentidos, observan y se asombran por las cosas, pero necesitan manipularlas, experimentarlas. Nuestro mundo es un gran laboratorio y los niños son aprendices de científicos en él.

Niña y matemáticas

Las matemáticas son una de las bases del aprendizaje científico.

Divulgar sirve para comprender la realidad y sus fenómenos desde múltiples perspectivas, múltiples consecuencias y múltiples causas. A todo ello se suma que las ciencias deben estar enfocadas a ayudar a los niños a tomar decisiones meditadas y razonadas en relación con su vida personal.

El objeto de la divulgación y didáctica de las ciencias es el estudio de la realidad que el niño tiene al alcance de su percepción, comprensión y experiencia. Así, su objeto será la realidad social, en la que el ser humano es el protagonista de un tiempo y espacio determinados.

La principal circunstancia que condiciona toda adquisición de los conceptos relacionados con las ciencias es que el niño percibe el mundo de un modo indiferenciado, confuso. Lo experimenta, vive su medio, vive en su medio, pero realmente no lo conoce. Para un niño, su entorno es global, no analiza los hechos que le rodean ni distingue sus elementos. En los años de la etapa de Infantil, el niño tiene una relación tan dependiente y fusionada a su medio que no es capaz de distinguirse de él.

Los objetivos de la divulgación para niños son, por un lado, prepararlos para que se incorporen plenamente a una sociedad democrática, que sean conscientes de que son parte de una comunidad de la que se espera participen activamente no solo como individuos, sino también como miembros de un grupo social. Por otro lado, se busca acompañar y ayudar a los niños para que sus decisiones sean lo más racionales posible, acordes a las circunstancias cívicas y sociales en las que viven. 

Con ello se busca, entre otras cosas, construir y favorecer ideas e intereses, incrementar la comprensión de los niños sobre su medioambiente físico y biológico y su lugar en él, promover la conciencia del papel que tiene la ciencia en la vida cotidiana y ayudar a los niños en su interacción con ella, estimular el pensamiento crítico, el respeto a las evidencias y el interés por el medioambiente; desarrollar actitudes y acercamientos positivos para aprender y ayudar a los niños a que aprendan a aprender; y promover una base para un aprendizaje futuro de las ciencias.

Editor: Universidad Isabel I

ISSN 2792-1808

Burgos, España

 

Añadir nuevo comentario

La Universidad Isabel I tratará la información que nos facilite con el fin de publicar su comentario como respuesta a esta entrada de su blog. Más información sobre este tratamiento y sus derechos en nuestra política de privacidad.