El estilo de vida sedentario abunda en nuestra sociedad. A pesar de que existe un fenómeno de contagio colectivo por participar en pruebas populares, especialmente de running, hay un gran número de personas que prefieren tirarse en el sofá o refugiarse en los cafés o cervecerías cuando salen de trabajar.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define como inactivas aquellas personas que no realizan más de 90 minutos de actividad física a la semana. Según un informe reciente de esa misma organización, más de la mitad de los adultos de los países desarrollados realiza una actividad física insuficiente. La vida sedentaria resulta altamente peligrosa e influye negativamente en nuestro estado de salud, junto con la mala alimentación, el tabaco o el consumo de alcohol. Dicho de otra manera, puede acabar con tu vida.

La Fundación Española de Nutrición (FEN) ha presentado el estudio ANIBES, en el que se concluye que el exceso de calorías se debe especialmente al sedentarismo y la falta de actividad física. La Encuesta Nacional de Salud de 2013 revela que el 41,3% de los españoles se declara sedentario. ¿Estás dentro de estas cifras?

Según algunos expertos, para abandonar el 'modo sedentario' basta con realizar más de hora y media de actividad física a la semana distribuida en tres días. A continuación, presentamos cinco razones que, quizás, te ayuden a convertirte en una persona 'activa' y añadir más vida a tus años.

  1. Según un informe de la OMS publicado en 2010, la falta de actividad física y la mala alimentación son la segunda causa de muerte en el mundo después del tabaquismo, con 3,2 millones de muertes prematuras anuales. La falta de actividad física incrementa hasta un 30% las posibilidades de fallecer.
  2. La actividad física disminuye en un 50% el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo II, y las posibilidades de padecer hipertensión arterial.
  3. La actividad física reduce de forma aguda el deseo de fumar.
  4. La inactividad produce aumento de apetito y, por tanto, aumento de peso. Según un estudio de la Escuela de Medicina de Harvard (EEUU), pasar más tiempo sentado en el sofá hace que tengamos más ganas de comer porque se deja de segregar irisina, una hormona que ayuda a quemar calorías con eficiencia incluso cuando ya se ha acabado de hacer ejercicio.
  5. Los sedentarios tienen peor esperma y peor sexo. Según un estudio publicado en European Journal of Applied Physiology, los hombres que llevan una vida inactiva tienen menos volumen de eyaculado, espermatozoides más lentos o más escasos y menos cantidad de testosterona y otras hormonas necesarias para la formación del esperma que aquellos que practican ejercicio moderado.

Os animo a todos los que lleváis una vida activa que compartáis los beneficios que, a vuestro juicio, os aporta la actividad física realizada de manera regular.

Añadir nuevo comentario