Rubén Celorrio Lázaro Profesor del Máster en Prevención de Riesgos Laborales de la Universidad Isabel I.
Jue, 07/10/2021 - 10:50

Recursos humanos. Dos personas discutiendo

La percepción del riesgo laboral es una cuestión subjetiva y depende de las creencias, experiencias, sentimientos o juicios personales del trabajador.

Serie: 'Cultura preventiva' (XXXI)

La percepción del riesgo por parte del trabajador es un proceso mental subjetivo que condiciona su actitud y comportamiento hacia el propio riesgo y hacia las medidas a tomar para su control.

La lucha ante la pandemia y la educación vial son dos ejemplos en los que una adecuada percepción del riesgo es imprescindible para avanzar en dicha materia. En prevención de riesgos laborales, estamos inmersos en la misma necesidad para avanzar.

La actitud del trabajador es influenciada por multitud de variables como sus creencias, experiencias, conocimientos, sentimientos, juicios personales, actitudes, motivación, etcétera. Ello afecta su actitud hacia el riesgo laboral y las medidas adoptadas para su eliminación, reducción y control. En el caso de que ésta no sea adecuada, para minimizar la accidentalidad laboral es necesario modificar la forma en que los trabajadores perciben los riesgos. En esta línea, la psicología va de la mano con la prevención de riesgos laborales.

La percepción individual del riesgo de cada uno de los trabajadores condiciona la visión del riesgo del trabajador. Ello aporta un grado de subjetividad hacia la percepción de los riesgos laborales frente al que es necesario avanzar. Dentro de ellos, es fundamental el papel de los técnicos de prevención de riesgos laborales con su influencia no únicamente a título individual sino también colectivo.

Métodos y herramientas

De cara a su estudio para avanzar en materia preventiva, diferentes autores proponen tres paradigmas sobre la percepción del riesgo: paradigma de medición axiomática, paradigma sociocultural y paradigma psicométrico. Para su aplicación contamos con diferentes métodos y herramientas que permiten evaluar la percepción del riesgo por parte de los trabajadores.  

A nivel general, las podemos englobar en metodologías cuantitativas (riesgo objetivo) y metodologías cualitativas (riesgo subjetivo). En vista a conseguir los mejores resultados, lo habitual es la combinación de diferentes metodologías en aras de avanzar hacia una adecuada cultura preventiva dentro de las organizaciones.

De cara a su aplicación práctica enfocada a la obtención de resultados, podemos encontrar multitud de opciones como puedan ser cartelería y pictogramas, manuales de procedimientos, formación y mensajes a medida, aprendizaje experimental con casos prácticos y reales, incentivos, etcétera. No existe una solución general, sino que ha de ser personalizada en función de diferentes factores como son el perfil de los trabajadores, sector, estado de la organización, etcétera.

Normativa, formación e información

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales y el Estatuto de los Trabajadores reconocen expresamente que el trabajador, en la prestación de sus servicios, tendrá derecho a una protección eficaz en materia de seguridad e higiene.

La formación e información de los trabajadores tiene un carácter fundamental en el avance hacia la adecuada percepción del riesgo. La información, consulta y participación de los trabajadores queda recogido por el artículo 18 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

Tecnología y prevención del riesgo laboral

El desarrollo de diferentes tecnologías y su aplicación a la prevención de riesgos laborales en general, y la percepción del riesgo laboral en particular, facilita el avance de forma relevante en esta materia.  

Como ejemplo de aplicación encontramos el desarrollo de entornos inmersivos basados en realidad virtual y aumentada. Las inmersiones en realidad 3D o aplicaciones específicas para ordenador aplicadas a la prevención de riesgos laborales, permiten acercar los riesgos a los trabajadores y su adecuada visualización sin necesidad de la exposición al riesgo. Todos ellos son nuevas iniciativas que permiten despertar todos los sentidos para que la percepción sea más real, potenciando la formación e interiorización de la necesidad de las medidas preventivas propuestas.

Junto a ello, la aplicación de la tecnología motiva la aparición de nuevos riesgos laborales que es necesario evaluar y controlar. Sin duda, los puntos de avance son muy superiores a los nuevos riesgos, sobre los cuales habrá que trabajar para controlar y gestionar adecuadamente.

Conclusiones

La adecuada percepción del riesgo por parte de los trabajadores es clave para lograr una mejora en la cultura preventiva.  En vista a la mejora de las condiciones laborales y la actividad preventiva, se precisa del trabajo conjunto de los prevencionistas, las organizaciones y los trabajadores.

Con la percepción del riesgo laboral, la prevención de riesgos laborales se vincula ineludiblemente con diferentes disciplinas de la psicología humana. Ello es influenciado por multitud de factores, entre los que encontramos características personales, educacionales y la propia experiencia del trabajador.

El ser humano precisa de las relaciones sociales con el resto de las personas. En muchas ocasiones, el grupo condiciona en la toma de decisiones, por lo que es preciso avanzar en una cultura preventiva colectiva. El liderazgo en materia preventiva, en todos los roles y grupos de la organización, permite avanzar en un proceso de influencia social hacia una actitud preventiva.

Es imposible conseguir los mejores resultados sin una adecuada percepción del riesgo laboral por todas las partes, desde la dirección de la empresa hasta todos los trabajadores y niveles de la organización.

Junto a los factores cognitivos vinculados a la formación e información de los riesgos laborales es necesario avanzar en los factores psicosociales que condicionan la percepción del riesgo por parte de los trabajadores.

Con la normativa vigente, los avances tecnológicos aplicados a la prevención de riesgos laborales permiten modificar la percepción del riesgo a través de una adecuada visualización del riesgo. El desarrollo de nuevas tecnologías permitirá el avance en ésta y otras líneas, facilitado la adecuada percepción del riesgo.

​Editor: Universidad Isabel I

Burgos, España

ISSN 2695-284​X

Añadir nuevo comentario