Facultad de Ciencias Jurídicas y Económicas Universidad Isabel I
Vie, 11/02/2022 - 09:20

Proyectos, equipo trabajando en una oficina

Reunión para definir un proyecto.

Ser más eficiente, alcanzar niveles de productividad más elevados y mostrarse competitivo en el mercado son algunos de los objetivos de toda empresa y un camino para conseguirlo son las metodologías de gestión de proyectos. Estos sistemas ayudan a la empresa a acercarse al nivel de excelencia y a convertirse en un referente de su sector. 

Una metodología de gestión de proyectos es un sistema de principios, técnicas y procedimientos utilizados por personas que trabajan en una misma disciplina. Las principales metodologías se diferencian no solo por la manera en que están estructuradas, sino también por la naturaleza de las entregas, los flujos de trabajo e incluso por el software de gestión de proyectos. Tener una formación específica en esta rama supone una gran oportunidad laboral en la actualidad, por lo que cursar un Máster en Gestión de Proyectos online abre una ventana hacia un ejercicio profesional muy demandado en la actualidad por las empresas.

Ventajas de la gestión de proyectos 

El uso de metodologías en la gestión de proyectos aglutina numerosas ventajas como que organiza los tiempos de proyecto, proporciona las herramientas para estimar de forma correcta tiempos y costes, gestiona y minimiza los riesgos del proyecto, desarrolla habilidades del equipo y mejora la relación entre coste y beneficio de los recursos.

Metodologías para la gestión de proyectos más populares

También hay que remarcar que existen varios tipos de sistemas. Por un lado, aparecen las metodologías predictivas de gestión de proyectos, que otorgan más importancia a los procesos, mientras que los métodos ágiles consideran que el valor o utilidad final del resultado que se quiere obtener es lo más importante. A continuación hacemos un repaso por las metodologías para la gestión de proyectos más utilizadas en la actualidad.

Metodología Agile.

Es una de las más demandadas. La metodología Agile de gestión de proyectos implica dividir el proyecto en varias fases (o iteraciones). Su principal objetivo es trabajar en una iteración al mismo tiempo en cooperación constante con el equipo y los clientes. Esto permite la mejora continua del proyecto en cada una de estas etapas, gracias a la retroalimentación constante de las partes interesadas.

Kanban.

Tiene sus orígenes en Japón. Es aplicable en prácticamente todos los sectores. Se divide visualmente el proyecto en tareas y luego verificando regularmente el estado de cada una de ellas. El tablero Kanban se divide en tres segmentos: "Pendiente", "En curso" y "Hecho". Se basa en informar, planificar, dividir y controlar las actividades individuales entre el equipo del proyecto.

Cadena crítica.

Se basa en la teoría de las limitaciones y establece el periodo mínimo de tiempo en el cual puede acabarse un proyecto. Su finalidad es acabar con los sobrecostes que suponen los retrasos en el plazo de entrega de un proyecto.

Metodología XP.

Conjunto de técnicas que dan agilidad y flexibilidad en la gestión de proyectos. También es conocida como Programación Extrema (Extreme Programming) y se centra en crear un producto según los requisitos exactos del cliente. De ahí, que le involucre al máximo durante el método de gestión del desarrollo del producto.

Metodología Scrum de gestión de proyectos.

Es uno de los métodos Agile más populares. El supuesto en este método es que hay pequeñas iteraciones (en este caso se llaman sprints). Las técnicas de Scrum requieren reuniones diarias de 15 minutos en las que se discute cómo se lleva a cabo el proyecto. Scrum también requiere establecer objetivos a corto plazo, así como personas responsables del proyecto.

Lean.

Persigue un trabajo más inteligente, más eficiente y mejor organizado, representando grandes beneficios en la gestión de proyectos. El principio fundamental de esta filosofía es buscar puntos débiles en los procesos que reduzcan su efectividad. Este método persigue reducir las pérdidas de todos los procesos y recursos.

Método cascada.

Divide el proyecto en etapas, pero cada fase de diseño posterior se lleva a cabo de forma secuencial y depende de la finalización de la anterior. Los proyectos implementados en el método en cascada tienen un plan preciso, una fecha de presupuesto y límites estrictos.

Metodología híbrida.

Consiste en tomar dos o más metodologías de gestión de proyectos diferentes y combinarlas para crear un método completamente nuevo.

Solicita información.
proyectos

Añadir nuevo comentario

La Universidad Isabel I tratará la información que nos facilite con el fin de publicar su comentario como respuesta a esta entrada de su blog. Más información sobre este tratamiento y sus derechos en nuestra política de privacidad.