comunicación sintética en red

España es uno de los países europeos que aún se encuentra en transición hacia la «sociedad en red o informatizada», en la cual la digitalización de la comunicación es una realidad en el día a día de la ciudadanía, la economía y la política. Convivimos en una «dualidad de medios» donde, aunque todavía consumimos medios analógicos, lo hacemos de manera paralela a un consumo de medios digitales.

Estás harto de fijarte en lo que comes, pero… ¿has analizado tu dieta de consumo mediático? Cuando realizas un desplazamiento o un viaje, puedes estar escuchando música desde la radio de tu coche, un cd, el pendrive o incluso desde una tarjeta SD. Medios analógicos que, aunque estén en soportes digitales, no se encuentran conectados en red.


Tweet:  Tuitéalo: "Estás harto de fijarte en lo que comes, pero… ¿has analizado tu dieta de consumo de #medios?"


En cambio, en otro de tus trayectos estarás usando tu tablet o smartphone conectados a través del bluetooth del coche, mientras disfrutas de tu emisora de radio online favorita, tu playlist de la semana en Spotify o los últimos éxitos añadidos en iTunes, por lo que estarías consumiendo medios digitales en red.

¿Y en casa? En tu domicilio también puedes relajarte viendo la película de la semana en TVE o mantenerte informado gracias a los programas informativos de la televisión, a la vez que ojeas el periódico del día que compraste en el quiosco. Todos ellos medios analógicos. Pero también podrías ver otro capítulo de Narcos en Netflix, volver a ver el informativo de las 15:00 mediante la app de tu smart TV o dar al pause en tu película del canal Taquilla en Movistar Plus para ir un momento al baño. Y todo esto está sucediendo mientras ojeas los tweets destacados de tu periódico habitual o concretas la hora de la cena con tus amigos a través de Whatsapp. No eres consciente, pero estás accediendo a través de medios en red conectados a Internet que forman parte de la llamada comunicación sintética en red, donde pasamos gran parte del día, generando y consumiendo a la vez la información que la alimenta.

Y ahora, ¿ya sabes de qué se compone tu dieta de medios?

Añadir nuevo comentario