La Eurocopa debería ser uno de los acontecimientos deportivos del año más relevantes en el ámbito del fútbol, pero poco se está hablando de los resultados de los partidos.

Desde el primer día de Eurocopa, han ocurrido diversos disturbios violentos por las distintas ciudades donde tenían lugar los partidos. Algunas de ellas estaban en principio prevenidas por ser partidos de alto riesgo, pero la gran afluencia de hinchas y el incremento en la violencia han desbordado a las autoridades locales.

Muchos de estos «aficionados» al fútbol y que han seguido a sus selecciones hasta otro país no tenían intención alguna de entrar a los estadios de fútbol a ver el partido, sino que durante las semanas previas se habían dedicado a enfrentarse con las aficiones contrarias a través de Internet y a caldear el ambiente para solucionarlo en las calles francesas.

La UEFA está estudiando la posibilidad de sancionar a las selecciones de aquellos hinchas más radicales, pero, en realidad, esta no es una forma de evitar dichos disturbios, ya que llega un momento en el que a estas personas lo que les importa no es el deporte, sino la batalla campal contra sus rivales.

Estos enfrentamientos tienen una explicación desde la criminología, ya que todos estos aficionados aprovechan la ocasión de encontrarse integrados en un grupo de personas para comenzar una acción violenta contra otra afición y se escudan en que este mismo grupo les convierte en invisibles. Piensan que, al estar integrados en un tumulto de gente que está cometiendo el mismo tipo de acto violento, sus acciones quedarán impunes y no podrán ser detectados.

Además, en situaciones así el ser humano aprovecha para descargar toda su ira y violencia sobre otro grupo de personas que al final están en ese sitio por el mismo motivo, por el fútbol. Se pueden ver multitud de vídeos sobre las brutales agresiones que están llevándose a cabo a diario e, incluso, muchas de ellas son grabadas por los propios agresores.

'Hooligans' turcos «preparados» para el partido

El partido que jugará España contra Turquía este viernes 17 de junio está catalogado como partido de riesgo, ya que los hinchas turcos han colgado en diversas redes sociales vídeos con machetes y otras armas blancas mientras cantan el himno de su selección y alardean de tener compradas las entradas para los partidos de la Eurocopa.

Para intentar evitar que dichos acontecimientos tengan lugar, hay que prevenirlos mucho antes de que ocurran. Una vez han empezado los actos violentos, es muy difícil que las autoridades consigan frenarlos, por lo que, en casos así, los planes de prevención deben ser una de las principales formas de defensa que hay que usar para evitar sucesos similares.

Añadir nuevo comentario