Hoy, 13 de mayo, es el Día del Niño Hospitalizado. Estamos ya acostumbrados a celebraciones diarias: «Día de la Paz», «Día de la Madre», «Día del Libro», «Día de la Felicidad»... «Día de la Familia», que precisamente se celebra también este próximo domingo 15 de mayo y que puede estar perfectamente conectado con el que hoy hacemos referencia. Como en cualquiera de esos días señalados, no debería reducirse a uno, porque recordar lo deberíamos hacer siempre. Pero lo cierto es que en la encrucijada en la que nos desenvolvemos diariamente, muchas veces no tenemos tiempo de pararnos y simplemente pensar. Pensar cómo son esas otras vidas; se nos olvida que hay niños y adolescentes cuya normalización en sus vidas es imposible, al menos, momentáneamente por motivos de salud. Tienen que vivir de una manera diferente a lo que es propio de cualquier niño o niña de su edad, dentro de ese recinto en el que se encuentran encerrados y a veces incluso aislados; por ello, debemos proporcionarles todo lo necesario para que su desarrollo personal, cognitivo y emocional responda a los principios de formación integral que perseguimos con la educación, sin olvidar la búsqueda de su propia satisfacción, la ilusión y felicidad.

Doctora Muela Rota - Fundación Theodora (C)

Dentro de los planes de atención a la diversidad de los centros escolares está la planificación de actuaciones dirigidas a ofrecer una respuesta educativa en los casos que puedan surgir en el alumnado en los que, por problemas de salud, deban permanecer hospitalizados o convalecientes en sus domicilios. Atención que debemos proporcionar desde los colegios en el intento de que no se sientan desplazados, garantizándoles la accesibilidad al aprendizaje mediante programas específicamente elaborados para ellos siendo los mismos docentes los responsables de su seguimiento.

Hace ya 30 años que la Resolución de 13 de mayo (1986) del Parlamento Europeo sobre la Carta Europea de los Niños Hospitalizados proclamó los derechos de estos niños, más de veinte razones que no deberíamos olvidar. Debemos incidir en el recordatorio de las mismas y todos los implicados poner un granito de arena para que se cumplan. Como miembros de la sociedad, tenemos esa obligación. Derechos que hacen referencia, entre otras cosas, a que las hospitalizaciones sean lo más breves posible, diurnas y sin carga económica para los padres, siempre que sea posible junto a otros niños, buscando el bienestar, su intimidad y haciendo que dispongan de información adaptada a su edad y a su desarrollo mental, afectivo y psicológico. Como en cualquier situación del proceso de enseñanza-aprendizaje, los padres deben ser elementos activos y, en estas circunstancias, además deben recibir apoyo y asesoramiento para, entre otras cosas, aceptar con la menor angustia posible lo que les ha tocado vivir tan de cerca.

Especialmente relevante es reconocer la extraordinaria labor que están realizando asociaciones, fundaciones y entidades vinculadas a la atención hospitalaria; todas ellas se han unido para proclamar que el día 13 de mayo sea declarado como «Día Nacional del Niño Hospitalizado». Desde la Universidad Internacional Isabel I apoyamos esta iniciativa y hoy especialmente homenajeamos a todos los niños hospitalizados y a sus familias.

Animamos a difundir y compartir este vídeo musical de Conchita grabado en Madrid, que nos permitirá pensar y dedicarles unos minutos de nuestras ajetreadas vidas. Niños que, a veces invisibles en nuestra sociedad, merecen recibir hoy especialmente miles de besos. El éxito de la iniciativa ha inspirado este año la creación de la web www.telanzounbeso.com. Lancemos muchos muchos besos con el hashtag #telanzonunbeso que lleguen a los profesionales sanitarios, a las familias y especialmente a estos niños. Hoy se sentirán mucho más felices y sonreirán, y entonces habremos empezado a cumplir nuestro objetivo.

Comentarios

Enviemos muchos besos, para que los niños sueñen con un mundo lleno de sorpresas, ilusión y felicidad que se transformarán en sonrisas.

Muchas gracias, Marta, por compartir tu reflexión y aportar tu granito de arena a la sensibilización con esta causalidad educativa a veces un tanto olvidada. ¡Pues eso, todos/as a colaborar con la campaña #telanzonunbeso!

Añadir nuevo comentario