Demetrio Carmona Profesor del Grado en ADE
Mié, 17/03/2021 - 08:30

Varios chicos con una tarjeta para pagar delante de un ordenador

Serie 'A vueltas con la Economía' (LIV):

La normalidad en cualquiera de las ciudades principales de China es poder pagar mediante el teléfono móvil o la tarjeta de crédito. En algunos casos, como en sus aeropuertos internacionales, también se acepta el pago por reconocimiento facial. Evidentemente estos métodos requieren que los usuarios se registren previamente en los respectivos sistemas y asocien este con su cuenta bancaria. Aún queda tiempo hasta que se implante y se generalice en nuestro país un sistema tan avanzado y cómodo como el del reconocimiento facial, pero la evolución de los métodos de pago no deja lugar a dudas: cada vez es más sencillo pagar y cada vez se usa menos el dinero físico.

Esta tendencia ha llegado a España a través de Bizum, una iniciativa del Banco Central Europeo y del Banco de España y que ha contado con un amplio respaldo de las principales entidades bancarias. A 6 de junio de 2019 eran 3,5 millones de españoles los que usaban el sistema de pago mediante móvil. Actualmente, son más de 14 millones de usuarios. Su filosofía, basada en la sencillez y comodidad a la hora de realizar transacciones instantáneas, sin dejar de lado aquellos aspectos relacionados con la seguridad, ha conseguido convencer a una elevada cantidad de usuarios. Para enviar dinero a otra persona o entidad no se requiere el IBAN o el número de cuenta, sino meramente el número de teléfono y que el receptor también esté registrado en Bizum. Además, el sistema puede acceder a la lista de contactos a petición del usuario para enviar el dinero, lo cual aporta un extra de comodidad.

No se trata de una aplicación en sí, sino que está integrada en las aplicaciones para móvil de entidades como CaixaBank, Santander, Bankia, BBVA, Sabadell, Caja Rural, Unicaja, Ibercaja, Bankinter, ING o EVO. No obstante, hasta el momento las operaciones son gratuitas, aunque esto es algo que puede cambiar en el futuro.  Este sistema está dedicado a transacciones con pequeñas cantidades de dinero, que dependen de la entidad bancaria, y ya es aceptado como forma de pago por una gran cantidad de entidades, como por ejemplo Decathlon, Jazztel, Media Markt, o Iberdrola.

Cabe decir que en los últimos meses se ha incidido especialmente por parte de las ONG en este sistema, puesto que les permite captar fondos de cuantías bajas con mucha más rapidez y efectividad que empleando los métodos tradicionales. En lugar de solicitar datos bancarios a los potenciales donantes, basta con proporcionarles un número de teléfono y explicarles la labor de la organización.

Tras introducir el sistema que emplea Bizum, es hora de preguntarse qué es lo que lo hace tan exitoso. Hay, al menos, dos razones para este éxito. En primer lugar, existen alternativas para los pagos que tienen una tradición consolidada en el ámbito electrónico: desde Paypal hasta las aplicaciones propias de las entidades bancarias. No obstante, hasta ahora ninguna de ellas había contado con el respaldo generalizado de las entidades bancarias ni había recibido un impulso tan efusivo desde el ámbito institucional. Este abrumador apoyo ha derivado en una integración total en la mayoría de las aplicaciones móviles de los bancos españoles. En segundo lugar, este sistema nace con una filosofía distinta a la de sus competidores web. Bizum está pensado desde un principio para funcionar mediante móviles y esto significa que está perfectamente involucrado en la cultura digital actual. Paypal, por ejemplo, comenzó como un servicio en la web y ha tratado de adaptarse al entorno móvil con un éxito relativo, ya que no ha conseguido integrarse plenamente en las aplicaciones de banca.

Actualmente las perspectivas de Bizum son brillantes, pero es posible que en el futuro encuentre otros sistemas que amenacen su hegemonía. En China no existe una única aplicación con la que realizar los pagos, sino que hay una cierta diversidad. ¿Cuánto tiempo pasará hasta que una aplicación consiga competir con Bizum? ¿Será capaz Bizum de resistir el embate de métodos novedosos como los basados en huella dactilar o reconocimiento facial cuando lleguen a España?

 

Editor: Universidad Isabel I

Burgos, España

ISSN: 2659-3971

Añadir nuevo comentario