Meterse en camisa de once varas

La frase «meterse en camisa de once varas» proviene de un curioso acto simbólico que se solía realizar durante la Edad Media, cuando alguien perteneciente a una clase social elevada, normalmente un clérigo que deseaba un sucesor, adoptaba a un niño. Lo que se hacía en ese acto era que, quien iba a ser el padre adoptivo, introducía al bebé por el extremo de la manga de una camisa y lo sacaba por el otro, y lo que se trataba de simbolizar, de esta forma, era un parto, en este caso el del hijo adoptivo. El significado negativo, relacionado con meterse en líos o en problemas, que tiene la frase, vendría dado porque normalmente estas adopciones no solían salir demasiado bien, y los niños eran normalmente infelices.

En cuanto a la «vara» a la que se refiere la frase, se trata una medida que solía utilizarse antiguamente en España y Portugal, cuya longitud variaba ligeramente dependiendo de la zona geográfica, siendo la más utilizada la medida de la «vara de Burgos», equivalente a 0,835905 metros.

¿Te apasiona la historia? ► Infórmate sobre el Grado online en Historia y Geografía de la Universidad Isabel I.

Añadir nuevo comentario