Imagen «Tirar de la manta»

Ilustración Fernando Serra

Y aunque parezca ésta, una expresión surgida en los últimos años gracias a políticos y dirigentes de nuestro país, en realidad nos debemos remontar seis siglos atrás para encontrar su origen.

Su significado actual no difiere mucho del original, ya que en ambos casos se relaciona con la investigación de ciertas irregularidades. Lo que sí varía, es la designación del término «manta». Hoy en día hace referencia a la prenda que cubre u oculta algo. Sin embargo, según figura en la Historia de la Legislación de Marichalar y Manrique (1868), en los siglos XVI y XVII, en algunos lugares de Navarra llamaban mantas a unos enormes lienzos colgados en las paredes de las iglesias, en los que aparecían escritos los nombres y apellidos de las familias que descendían de judíos convertidos y habían permanecido en territorio cristiano tras la expulsión de los demás judíos.

Según este contexto, tirar de la manta significaba investigar posibles falsas conversiones, mientras que ahora hace alusión a destapar algún asunto sucio o vergonzoso oculto y que podría resultar comprometedor para alguien. 

 

Fuentes consultadas:

Muy historia

Abecedario de Dichos y Frases Hechas. Guillermo Suazo Pascual, EDAF: 1999 (162)

 

Añadir nuevo comentario