Hace ya varios años que nuestra Universidad apostó por el Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte semipresencial, y pese a los continuos obstáculos que nos hemos ido encontrando presentados por personas del mundo del deporte, que no de los deportistas, llevamos dos años viviendo una realidad que nos colma de satisfacción, y con el éxito incontestable y esperado que nos procura un trabajo bien hecho.

Una de las circunstancias que nos llevaron a trabajar en este proyecto fue la relacionada con la noticia que leemos estos días, en la que se nos explica que a un alumno del Grado en CAFD de una Universidad Española se le echa por unos problemas físicos, y más de 100.000 personas lo apoyan solicitando su readmisión; podéis leer aquí la noticia.

Jugadores de baloncesto en silla de ruedas

¿Qué sucede? ¿Acaso este alumno no puede llegar a ser un gran profesional del deporte adaptado, como es su ilusión?

No es necesario haber sido:

  • Pau Gasol para ser un excelente entrenador de baloncesto,

  • Messi para ser un buen entrenador de fútbol,

  • Nadal o una Mireia para triunfar como entrenadores en sus disciplinas.

 

Se nos llena la boca con la igualdad de oportunidades, con la integración de las personas con capacidades especiales y, luego, a la primera de cambio, acabamos con la ilusión de un alumno que se deja la piel en pos de la consecución de un sueño.

El Grado en CAFD tiene muchísimas salidas profesionales y está claro que alguna de ellas no podrá ser el objetivo a priori de personas con ciertas limitaciones; pero quedan muchas otras que sí podrán ser su objetivo y las realizará, como mínimo, con iguales garantías que el resto de personas con su misma titulación.

Para no quedarme en mera palabrería, les enumeraré unas cuantas salidas profesionales del Grado en CAFD que puede realizar cualquier persona con discapacidad física, aunque pueden ser incontables:

  • gerente de un centro deportivo;

  • preparador físico en cualquier deporte;

  • investigador;

  • profesor universitario;

  • funcionario del Servicio de Deportes de cualquier ayuntamiento o institución (...)

 

Lo que quiere decir que porque alguna de las salidas profesionales del grado no sea apta o no esté adaptada para ciertas personas debamos eliminar toda posibilidad de que puedan desarrollar su labor profesional, con total garantía, en cualquiera de las restantes.

A mayor abundamiento, debo decirles que muchas de estas salidas profesionales que algunos tienen in mente, y que creen que no podrán desarrollar de manera adecuada, no son salidas de un graduado en CAFD si no tienen estudios complementarios. Es el caso de los monitores o entrenadores de cualquier deporte, que tienen la necesidad del título deportivo o educativo para ser monitor o entrenador de natación, fútbol, baloncesto, etc.

Quitémonos ya la boina (o mejor, el chándal) en lo que se refiere al Grado en CAFD y estemos a la altura del siglo XXI.

Por último, le animamos a este alumno a que luche como hasta ahora por conseguir su sueño y que nadie le diga a qué no se puede dedicar, pues la historia está llena de ejemplos de personas que han alcanzado lo que todo el mundo decía que no era posible. Ya hay muchos entrenadores que han conseguido sus sueños pese a sus capacidades especiales: Paco Aguilar (es entrenador superior de baloncesto desde 1991, entrenador de balonmano, de voleibol, de bádminton), Nacho Ulzurrun (entrenador de los DRACS de Barcelona de hockey en silla de ruedas eléctrica, ya fallecido), Sohail Rehman (entrenador del Manchester United) y muchos otros, pero aún queda mucho por hacer.

Comentarios

I loved your blog article. Really Cool. fadakeadkecc

Very good blog post.Really thank you! Fantastic. gddckfeceeddfkge

Muy acertado tu artículo. Será una excelente lectura para los alumnos de prácticas, que comprobarán una vez más que las Ciencias del Deporte se abren a numerosos ámbitos.

Añadir nuevo comentario