José Luis Bustelo Profesor del Grado en ADE de la Universidad Isabel I
Mié, 09/02/2022 - 12:00

metaverso

El metaverso, nuevo concepto de los universos virtuales.

Serie: 'A vueltas con la Economía' (LXXVI)

En octubre 2021, el fundador y consejero delegado de Facebook, Mark Zuckerberg anunció el cambio de nombre de su famosa red social a Meta, introduciendo el llamado Metaverso.

Este concepto de infinitos universos virtuales, no es nuevo. En 1992, Neal Stephenson, novelista de ciencia ficción, popularizó una novela titulada 'Snow Crash' en la que describía perfectamente lo que Zuckerberg nos anunció en octubre. Posteriormente, en el año 2003, la comunidad virtual Second life, con su moneda virtual linden (L$), llegó a generar más de 500 millones de dólares y muchas empresas iniciaron sus operaciones con los avatares correspondientes.

¿Qué es el metaverso?

Muchos autores como Jason Warnkee, Claire Kimber, Eric Redmond o el inversor de riesgos Piers Kicks entre otros, sostienen que metaverso es la evolución natural de internet, con una serie de características que le hacen diferente. Persistencia, accesibilidad, interoperabilidad, escala infinita de operadores, y lo más importante, con una economía de impacto social.

La persistencia la podemos definir como la capacidad de pervivir. Constituimos una empresa en el Metaverso y siempre estará ahí, el Metaverso nunca se acabará o reiniciará. Será accesible desde cualquier dispositivo, pero con la posibilidad de moverse entre diferentes plataformas (universos) y con una dimensión infinita de participantes conectados e interactuando al mismo tiempo y desde diferentes lugares.

Spielbert, en su película 'Reader player one' -adaptación de la novela de Ernest Cline- nos facilita mucho la interpretación de cómo puede llegar a ser el Metaverso. Por supuesto, todavía no tenemos la tecnología adecuada para su máximo esplendor, pero posiblemente, en unas décadas será posible. Aunque ya hay empresas que están poniendo las bases para lo que puede llegar a ser.

Desarrolladores del Metaverso

Para construir el Metaverso se van a necesitar infinitas transferencias de datos para poder renderizar la ingente cantidad de operaciones. Fastly -compañía que proporciona velocidad en internet- y la University Collage London, ya proponen trabajar con 178 terabytes por segundo, es decir dos millones de veces mayor que la conexión comercial actual. Según los investigadores, y para hacernos una idea, con esa velocidad podríamos bajarnos todo (todo) el catálogo de Netflix, en tan solo un segundo.

Amazon a través de Amazon web services (AWS), ya está desarrollando la experiencia de compra en el Metaverso. Nvidia, líder en procesadores con inteligencia artificial y Autodesk, utilizado por muchos arquitectos, está aplicando en Somiun Space, mundo de realidad virtual, que ya dispone parcelas limitadas y disponibles para que los inversores puedan comprarlas para construir sus casas, locales o empresas. Dentro de Roblox, ya podemos entrar en conciertos en vivo y disfrutar con amigos de todo el mundo. Meta, Adidas, Nike, Meta, Unity, Disney –con sus parques temáticos virtuales- entre otras grandes empresas, ya están desarrollando lo que será la infraestructura en el Metaverso.

La inversión en el Metaverso

A pesar de que todavía es una idea, ya se ha iniciado una feroz inversión en nuevas formas de negocio. Decentraland, la ciudad virtual en estos momentos por excelencia, cuenta más de 100.000 parcelas únicas a la venta. En su marketplace ya es posible comprar estas parcelas, con precios que varían dependiendo de su ubicación, oferta, demanda etc. Por ejemplo, la empresa canadiense Tokens.com ya ha comprado bienes y raíces por 2.4 millones de dólares e incluso muchos países han anunciado su propuesta de abrir embajadas en el Metaverso de Decentraland. Recordemos que todas las transacciones dentro del Metaverso se realizan mediante criptomonedas, en muchos casos cada universo tiene la suya.

  • Podemos comprar acciones de empresas relacionadas con el Metaverso, según  el fondo de inversión Roundhill Investment, se clasifican estas empresas en: juegos y espacios virtuales, desarrolladores, medios y entretenimiento, comunicación, realidad virtual,  pagos y propiedades digitales. A través de los fondos de inversión cotizados (ETF) podemos comprar acciones de Nvidia, Meta platforms, Roblox, Microsoft, Unity software, Amazon, Taiwan semiconductores, entre otras.
  • Podemos invertir en criptomonedas. Las empresas desarrolladoras del Metaverso han creado sus propias tokens, por ejemplo, Decentraland ha creado Mana, token que pertenece a Ethereum. Las operaciones ejecutadas en Decentraland hicieron que Mana pasará a cotizar de 2 centavos a 5,91 US $ en tan solo un año.
  • Podemos comprar y vender activos virtuales (bienes y raíces, obras de arte, registrar patentes y marcas, etc.) en el Metaverso. Por ejemplo, en Decentraland ya podemos adquirir nombres de avatares. Son los registros que en el Metaverso se necesitarán para poder utilizar las marcas –registro de la propiedad-.

En definitiva, un nuevo mundo nos espera. Según Bloomberg intelligence , el metaverso puede alcanzar un valor de 800.000 billones de dólares en 2024 frente a los 478.000 billones que ya circulan.

gráfico sobre monedas del metaverso

Pronóstico sobre la evolución y crecimiento del metaverso. Fuente:  Blomberg Intelligence, Newzoo, IDC, PWC, Two circles, Statista

Editor: Universidad Isabel I

Burgos, España

ISSN: 2659-3971

Añadir nuevo comentario

La Universidad Isabel I tratará la información que nos facilite con el fin de publicar su comentario como respuesta a esta entrada de su blog. Más información sobre este tratamiento y sus derechos en nuestra política de privacidad.