Rafael Flores de Frutos Catedrático de Econometría
Mié, 13/01/2021 - 09:00

La economía en descenso

Serie: 'A vueltas con la Economía' (L)

El Ministerio de Trabajo está decidido a subir el salario mínimo interprofesional (SMI) en contra de la opinión de los empresarios que piden reducirlo o por lo menos congelarlo. ¿Por qué se oponen los empresarios a estas subidas?

Cualquier estudiante de primero de Economía o de ADE sería capaz de contestar a esta pregunta. Para ello bastaría citar, por ejemplo, el Capítulo 4: 'Controles de Precios y Cantidades: Intromisiones en los Mercados' del libro de Krugman et al (2016) 'Fundamentos de Economía', unos de los libros de texto más utilizado por universidades de todo el mundo, para enseñar Introducción a la Economía.

Si un gobierno decide interferir en un mercado competitivo (mercado de trabajo) imponiendo un precio mínimo vinculante (SMI) por encima del precio de equilibrio, provocará:

  1. Una pérdida irrecuperable de eficiencia. La cantidad de producto (empleo) disminuirá y a ese nivel habrá oferentes que querrán vender más producto, aunque sea a un precio (salario) menor y demandantes que querrán comprarlo, a ese precio menor, pero no podrán, porque será ilegal. Esas transacciones no se llevarán a cabo y de ahí la pérdida de excedente de ambas partes, oferentes (trabajadores) y demandantes (empresas) todos perderán.
  2. Un aumento del mercado negro. Habrá oferentes que ofrecerán su trabajo por un salario menor y demandantes que comprarán ese trabajo, pero eso sí, a espaldas de la legalidad, sin impuestos ni cotizaciones, “en negro”.
  3. Muchos oferentes (trabajadores) perderán el tiempo, haciendo colas interminables, tratando de que alguien les compre su producto (su trabajo) sin conseguirlo. Y los pocos que consigan venderlo puede que no sean aquellos que más lo necesitan. Otra fuente de ineficiencia.
  4. Por último, el exceso de oferta que se genera a ese precio (salario) mínimo, lleva a un aumento ineficiente de la calidad del producto, en este caso, a trabajadores muy cualificados ofreciéndose para empleos poco cualificados, una asignación poco óptima de los recursos.

'Entonces, si tienen tantos efectos colaterales negativos, ¿por qué las autoridades siguen imponiendo precios mínimos? Las razones son similares a las de la fijación de precios máximos. Las autoridades suelen despreciar las advertencias sobre los precios mínimos, o bien porque creen que en el mercado afectado no está lo suficientemente bien descrito por el modelo de la oferta y la demanda o, más a menudo, porque no entienden el modelo. Y sobre todo porque, así como los precios máximos se imponen a veces porque benefician a algunos influyentes compradores de un bien, los precios mínimos muchas veces se imponen porque benefician a algunos vendedores influyentes.' (Krugman et al, 2016. Pág. 126).    

No lo he escrito yo, lo escribe Paul Krugman, Premio Nobel de Economía, en su libro de 'Introducción a la Economía', eso sí, para estudiantes de primer año de Economía, no para Ministros o Ministras de Trabajo.

.Entrada publicada el 13/01/2021

Editor: Universidad Isabel I

Burgos, España

ISSN: 2659-398

 

Añadir nuevo comentario