María Boada Profesora del Máster en Dirección de Recursos Humanos
Jue, 24/03/2022 - 11:00

Liderazgo

Liderazgo.

Serie: 'Gestión de Personas y Talento en la Era Digital' (XX)

Afortunadamente, desde hace unos años, el papel que desempeñaba el director en las organizaciones ha evolucionado. Hoy en día, este agente canaliza muchos más aspectos relacionados con la gestión de personas. Por ende, las compañías se han visto con la necesidad de que aparezca en las organizaciones la figura del líder para involucrar a sus trabajadores con la compañía y su lugar de trabajo, trasmitir los valores y la cultura organizativa para que se sientan comprometidos, formar y desarrollar empleados capacitados, así como generar equipos de trabajo y que éstos se sientan identificados (De la Fuente y De Diego, 2008).

Asimismo, las organizaciones y la empresas deben enfrentarse a los constantes cambios y desafíos que la sociedad nos depara, asumiendo que los actuales líderes deberán desempeñar mejor sus funciones para afrontar la naturaleza de la fuerza de trabajo, la tecnología, las crisis económicas, la competencia, las tendencias sociales y la política mundial. Estos seis factores ayudan a entender mejor los nuevos retos que las organizaciones y líderes deberán asumir hoy en día (Robbins y Judge, 2009).

Con este nuevo paradigma, es importante que los líderes inspiren y motiven a sus colaboradores, los orienten y guíen hacia la mejor decisión, tengan la capacidad de escuchar activamente, ofrezcan un feedback eficaz, influyan en el desempeño de sus empleados, potencialicen la fidelización del talento interno, mejoren la calidad de vida de los empleados, gestionen el clima organizacional así como que representen los valores y cultura que la organización quiere transmitir a sus trabajadores. De ese modo, nace el líder-coach como estilo de liderazgo que pretende desarrollar las competencias necesarias de todos los miembros de su equipo para que estos tengan la mayor autonomía posible, sepan resolver problemas, obtengan una relación de confianza y compromiso con la organización.

Ser un líder-coach supone un gran reto para las organizaciones del siglo XXI debido a los contantes cambios sociales, organizativos, económicos y tecnológicos que estas se enfrentan. Para ello, el coaching se está consolidando como una nueva tendencia en dirección de personas para mejorar las competencias, habilidades, actitudes y aptitudes específicas de los colaboradores tanto a nivel profesional como personal. Con este método, las empresas promueven una estrategia de mejora continua con el objetivo de tener un clima laboral abierto y participativo, mejorar el desempeño y productividad de los colaboradores, fomentar el trabajo en equipo, incrementar la creatividad, favorecer las relaciones y la calidad de vida en el trabajo y a su vez, aumentar el rendimiento.

Así pues, cabe señalar que el liderazgo en el siglo XXI no depende únicamente de las personas que lo ejercen, sino a la vez, de cómo se ejecuta, con qué fin se desarrolla y en qué tipo de organización se desempeña.

Bibliografía

De la Fuente, R. y De Diego, R. (2008). Estrategias de Liderazgo y Desarrollo de Personas en las Organizaciones. Madrid: Ediciones Pirámide.

Robbins, S. P. y Judge, T. A. (2009). Comportamiento Organizacional. México: Pearson Educación.

Editor: Universidad Isabel I

ISSN 2792-1816

Burgos, España

Añadir nuevo comentario

La Universidad Isabel I tratará la información que nos facilite con el fin de publicar su comentario como respuesta a esta entrada de su blog. Más información sobre este tratamiento y sus derechos en nuestra política de privacidad.