Si en la anterior entrada sobre mobile learning se introdujo este nuevo concepto y se habló de algunos puntos fuertes del uso de dispositivos móviles para favorecer el aprendizaje, en este artículo se intentará concretar con el ejemplo del uso del teléfono móvil para leer libros digitales.

¿Qué ventajas y nuevas posibilidades ofrece el uso de libros digitales para favorecer el aprendizaje?

  • Son una opción asequible, viable y real (materialmente hablando). Por ejemplo, la Unesco estima que un libro físico es de 300 a 500 veces más caro que su homólogo digital [1]. Por otra parte, si se compara con el uso de libros tradicionales, implica la reducción del impacto ambiental y de la contaminación que suponen la distribución y el transporte.

  • Una vez descargado, permite disponer de contenidos sin necesidad de conexión a Internet. Lógicamente, pueden existir recursos que sí impliquen una conexión, pero generalmente solo serán de tipo secundario y/o complementario.

  • Ofrecen materiales interactivos. Las opciones no solo se reducen a texto, sino que puede complementarse con imágenes, vídeos, audios, actividades… De esta forma, se refuerzan el contenido y el mensaje de los contenidos, además de ofrecer nuevos canales y vías de aprendizaje. Asimismo, también se pueden incluir hiperenlaces que ofrecen acceso a información adicional que brinda un abanico de nuevas posibilidades y opciones.

  • Son un recurso cómodo, portable y de fácil almacenamiento. Acompañan al usuario en cualquier lugar y momento del día y solo es necesario contar con un dispositivo lector, generalmente el teléfono móvil. Físicamente no ocupan espacio, simplemente hace falta disponer de memoria para almacenarlos. El tamaño que ocupan estos recursos generalmente es muy pequeño comparado con la capacidad de almacenamiento, por lo que un dispositivo móvil puede contener una gran cantidad de libros digitales.

  • Son fáciles de compartir y de presentar a los usuarios. En este sentido, solo es necesario disponer de una conexión a Internet para obtenerlos, evitando los costes y demoras que implica el transporte o el correo postal.

  • Permiten el uso de tecnología DRM con el fin de garantizar determinados derechos de autor.

  • Son fáciles de actualizar, lo que permite corregir errores y ofrecer versiones actualizadas con mayor frecuencia.

  • Promueven la lectura. Hoy en día la gente cada vez usa más los dispositivos móviles y permanece en general más tiempo delante de pantallas.

  • Si el dispositivo lo permite, pueden aprovecharse distintas herramientas que facilitan el aprendizaje: incluir anotaciones sin alterar el contenido original, redimensionar el tamaño de la tipografía utilizada, modificar las combinaciones de colores utilizada para favorecer la lectura…

Por supuesto, como cualquier otro recurso o tecnología, los libros electrónicos no deben entenderse como un recurso excluyente. Su uso es una opción, por supuesto que no la única, en la búsqueda de los materiales que mejor se adapten a las necesidades y retos educativos existentes.

 

[1]    Unesco, Las TIC en la educación. Lectura móvil [en línea]. Consultado: 15 de agosto de 2015. Disponible en http://www.unesco.org/new/es/unesco/themes/icts/m4ed/mobile-reading/

‘Mobile learning’: los nuevos dispositivos móviles facilitan el aprendizaje desde cualquier lugar y momento.

Comentarios

Sería cuestión de plantearse ampliar los formatos de los apuntes para que se pudieran ver en la mayoría de los lectores electrónicos. Actualmente, están disponibles en pdf y epub, pero específico este último para el Gitden Reader. Lo que impide por ejemplo, leerlo en kindle, que es de largo el lector más extendido.

Hola Marcelo:

Lo primero, muchas gracias por compartir tu opinión. Tienes toda la razón del mundo, formatos para libros digitales hay muchos y las funcionalidades de cada uno son diversas.

Para potenciar los recursos educativos de un libro digital hay que valorar muchas opciones: ¿Cuáles es el lector y formatos más extendidos? ¿Cuáles son las ventajas de cada uno? ¿Tienen alguna limitación? ¿La adquisición y el desembolso económico puede ser un factor vinculante?...

Tomo el ejemplo que has utilizado porque me parece un caso muy bien escogido y que puede generar un debate muy enriquecedor. Como bien señalas, Kindle es probablemente el lector de libros digitales (propiamente dicho) más extendido, pero el número de dispositovs que disponen de sistemas operativos Android o iOS a los que se les puede instalar un lector posiblemente sea mucho mayor. ¿Kindle presenta alguna limitación? Como lector de libros digitales es, sin duda alguna, uno de los punteros, pero a nivel educativo se pueden encontrar dificultades para incluir contenidos que requieran la interacción por parte del usuario (importante para el desarrollo de actividades) o incluso para incluir librerias especializadas para la visualización de fórmulas y expresiones matemáticas complejas (las cuales mejoran enormemente la accesibilidad respecto al uso de imágenes).

La valoración de estas opciones y posibilidades es una decisión difícil. Debe hacerse con mucho cuidado. Lógicamente, es difícil conseguir un equilibrio y siempre habrá nichos que quedarán descubiertos. Sin embargo, lo que no debe olvidarse es que, independientemente de los formatos, los libros digitales ofrecen una serie de opciones y nuevos abanicos muy positivios de cara a favorecer y potenciar el aprendizaje.

Hola Hugo:

Si lo que buscamos es poder ejecutar contenido multimedia, estrictamente, no deberíamos ya hablar de libros digitales. No dirigiríamos a tabletas las cuales abren infinitas posibilidades en actividades interactivas, pero desde mi punto de vista, no están hechas para leer de manera intensiva.

¿Es mejor un ebook 'todo en uno' con limitaciones o por un lado un libro digital y por otro una app que se pueda ejecutar tanto en tablets como en pcs? yo soy de los que piensa que es mejor que haga una cosa y la haga bien, que dos a medias.

Supongo que una solución es la que hacen las grandes editoriales impulsoras del ebook como son O'Reilly o Manning, editar en varios formatos para llegar a la mayor cantidad de público. Por cierto, estas dos que menciono, no protegen con DRM sus libros.

En el caso de los apuntes de las asignaturas, habría que buscar un método de implementar el DRM. Porque los apuntes se 'compran' con la matrícula y su acceso debe ser de por vida. Pero uno no estará de por vida matriculado ( o eso espero XD ) y los lectores asociados también pueden ir variando... se abren ahí varias cuestiones

Saludos.

Hola Marcelo:

Me parece muy interesante tu punto de vista y entiendo perfectamente tu postura. Sin duda, para la lectura prolongada es mejor un dispositivo con tinta electrónica que con pantalla LCD. Sin embargo, también puede darse el caso de que estos recursos sean complementarios, es decir, que se espere que el método principal para el estudio sea a través de otros medios y utilizar estos libros como recurso secundario, para aquellos momentos en los que no se dispone de conexión a internet o para momentos puntuales, por lo puede ser rentable sacrificar esta comodidad por mayor alcance.

Todas estas variables hacen imposible decantarse por una única opción, porque siempre quedarán nichos sin cubrir. Y por eso mismo, como bien comentas, la solución "práctica" es editar en múltiples formatos.

Respecto al DRM, por supuesto, una de las ventajas de los libros digitales es la posibilidad de incluirlos y es una opción que debe barajarse también a la hora de planificar la creación de libros digitales. Coincido contigo en que es otro aspecto que abre un sin fin de debates, posibilidades y cuestiones legislativas que, por si fuera poco, pueden afectar a la legislación de diferentes países. 

Muchas gracias de nuevo por compartir tu opinión Marcelo, creo que están saliendo cuestiones muy interesantes.

Un saludo.

 

 

 

Si, a eso me refería, a que fueran recursos complementarios. Saludos.

Creo que el avance tcneolf3gico esta por quitarnos muchas de las cosas que considerabamos comunes y que no nos importaron, sera curioso ver cuanto extraf1amos estos pequef1os detalles o si existira alguna forma para poder sustituirlos.

Interesante cuestif3n. Realmente no habeda caido en ello cunado utilizo mi e-book. El cambio de paradigma en la difusif3n de opinif3n que permite crear un best-seller va a ser curioso de ver cf3mo funciona.

Añadir nuevo comentario