José Luis Bustelo Profesor del Grado en ADE de la Universidad Isabel I
Mié, 20/10/2021 - 10:00

Nasdaq, con monedas y un ordenador con manosNASDAQ, índice tecnológico norteamericano. 

Serie: 'A vueltas con la Economía' (LXVIII)

La pandemia COVID-19 ha puesto en evidencia las deficiencias de la banca tradicional y ha devuelto al centro de la discusión económica y financiera el debate sobre la infrautilización de recursos de las entidades de crédito tradicionales en España y la precariedad en servicios y productos financieros que ponen a disposición del área financiera de las empresas. La dirección financiera, en constante transformación, busca la excelencia tanto patrimonial como económica. Esta búsqueda por encontrar mecanismos de financiación más oportunos, baratos y más flexibles, nos lleva al neobanking y a las denominadas empresas fintech.

Neobanking o bancos que ofrecen sus servicios financieros exclusivamente por internet, aumenta significativamente, pero España está quedando atrasada con bajos índices de penetración en comparación con el Reino Unido y Estados Unidos.

A través de empresas fintech (término anglosajón que une finance y technology) la disrupción digital ha irrumpido con fuerza en la dirección financiera. El comité de supervisión bancaria de Basilea (BCBS,2017) citado por Diéguez (2018, p.12) definió estas compañías como empresas con una alta innovación financiera y tecnológica que crean modelos de negocio, aplicaciones y productos financieros, ampliando la oferta a las compañías y público en general.

Dirección financiera en la empresa

El área financiera, necesita nuevos servicios y productos financieros que las organizaciones fintech y neobanking, pueden ofrecer. Las principales características que tienen estas compañías para ayudar a la dirección financiera son:

  1. Mayor oferta y operativa de productos y activos financieros, totalmente en línea y disponibles en cualquier dispositivo.
  2. Inmediatez, tanto de servicio como de producto. Servicios personalizados, imprescindible en el área financiera de la empresa.
  3. Reducción drástica de los costes de intermediación bancaria.
  4. Acceso a medios de cobro y pago o plataformas de préstamos, seguros y garantizados.
  5. Acceso a los mercados financieros de forma más directa.
  6. Velocidad de tramitación de productos y servicios, así como el seguimiento del activo/pasivo financiero.

El servicio Paypal en 1998, supuso el punto de inflexión y el inicio de la transformación digital de los servicios bancarios y su oferta a la dirección financiera, pero, todavía en el 2021, las pequeñas y medianas empresas españolas siguen patrones del siglo pasado. Los factores que puede contribuir a un mayor desarrollo de los neobancos y las empresas fintech, se puede resumir en:

  1. Cambios normativos y regulatorios del sector bancario a raíz de las sucesivas crisis financieras en especial la del 2007 con la crisis financiera global.
  2. Revolución tecnológica. Proceso que se encuentra en esplendor, con la llegada de las nuevas tecnologías 5G, Big Data, machine learning, tecnología NFC en los medios de pago a través de móviles y blockchain.
  3. La personalización de servicios y la experiencia del usuario (user experience UX)
  4. Maximizar el valor del accionista con mayor rentabilidad.

Cripto espacio

Otro factor a tener en cuenta según Pilkington (2018), es el crecimiento del llamado cripto espacio. Según este autor muchas compañías incluidas en el índice tecnológico por excelencia norteamericano, NASDAQ, están demandando licencias y autorizaciones a la CFTC (comisión de trading norteamericana), como operadores de criptomonedas. Así lo confirma, el repunte alcista de los índices bursátiles como el cripto10 y criptoemergente durante el 2021. Neobancos como; Revolut, N26, B-next, Rebellion y Vivid ya ofrecen operativa con criptomonedas y otros productos financieros para la gestión financiera en las empresas.

Es importante tener en cuenta que la mayoría de los neobancos, ya disponen de licencia bancaria que les permite operar como banca tradicional, pero de forma diferente, pudiendo ofrecer productos a la dirección financiera con el fin de hacerla más eficiente y con mejores oportunidades para su gestión diaria.

El área financiera es la cabina de mandos en la empresa. Necesita de una oferta diversa y sobre todo flexible. El neobanking o la nueva visión de negocio de las fintech podría generar la transformación del sector tradicional de la banca. Es cierto que, la banca tradicional tiene la ventaja de seguridad y regulación frente a las fintech y bigtech (Google, Amazon, Facebook y Apple, ya ofrecen servicios y productos financieros). La seguridad y el desconocimiento son el principal freno que hace que pequeñas y medianas empresas todavía no utilicen los productos de neobanking y fintech.

Editor: Universidad Isabel I

Burgos, España

ISSN: 2659-3971

Añadir nuevo comentario

La Universidad Isabel I tratará la información que nos facilite con el fin de publicar su comentario como respuesta a esta entrada de su blog. Más información sobre este tratamiento y sus derechos en nuestra política de privacidad.