Sandra Lado Departamento de Comunicación. Universidad Isabel I
Vie, 08/01/2021 - 17:32

Marcos Terradillos, divulgador científico, durante una visita a Atapuerca

La divulgación científica es el conjunto de actividades que interpretan y convierten en accesible el conocimiento científico para toda la sociedad. Pone su mirada no sólo sobre los descubrimientos científicos más punteros, sino en las teorías científicas o diversos campos del conocimiento, que pueden resultar útiles para los ciudadanos a la hora de tomar decisiones sobre un tema complejo relacionado con la ciencia. Este trabajo requiere de aprendizaje y preparación ya que un científico puede tener muchos conocimientos, pero no saber comunicar; y lo mismo le ocurre a un comunicador, puede saber comunicar, pero le falta el conocimiento científico. Un divulgador científico es el puente entre ciencia y divulgación de la información, este perfil se puede alcanzar con un Máster en Divulgación Científica.

El vocablo ‘ciencia’ equivale a conocimiento. Y el término ‘saber’ hace referencia al conjunto de conocimientos amplios y profundos que se adquieren mediante el estudio o la experiencia. El saber es la ciencia del ser humano, concebido como un conocimiento sistemático, metódico, acumulativo, especializado, comprobable y producto de una investigación científica. El saber es, por tanto, una parte de la ciencia. El trabajo del divulgador científico será acercar la ciencia al público general, no especializado.

¿Qué características tiene la divulgación científica?

Las principales características de la divulgación científica son:

  1. Promover la curiosidad hacia una materia.
  2. Ofrecer la información necesaria para que la sociedad adquiera una opinión sobre cuestiones relacionadas con los avances de la ciencia y sus repercusiones.
  3. Ayudar a comprender las transformaciones sociales, políticas o culturales de los nuevos acontecimientos y facilitar que cada persona tenga un pensamiento crítico.

 

Los divulgadores científicos utilizan todos los medios disponibles a su alcance para hacer llegar la ciencia. Para ello, usan los medios de comunicación, los soportes multimedia, las redes sociales, los museos, o las publicaciones periódicas, entre otros. Se incluyen aquí también las nuevas tecnologías: desde los viajes infográficos y virtuales al pasado o al futuro, al descubrimiento del interior del microcosmos de un ser vivo. Las nuevas tecnologías aportan nuevas oportunidades de divulgación científica realmente atractivas y sorprendentes.

¿En qué consiste un artículo de divulgación científica?

Se trata de publicaciones informativas que cumplen la función de simplificar y viralizar un conocimiento especializado, respaldadas por la firma de un divulgador científico, experto en la materia. La comunicación que realiza el divulgador científico debe lograr efectividad. Pero, ¿cómo elaborar un artículo de divulgación científica? Cada publicación se elabora desde la óptica de la objetividad, sin dejar entrever opiniones personales o juicios de valor. Quien lo firma, es decir, el divulgador científico, será experto en el tema. Su difusión se presentará en formatos variados desde vídeos online a podcast, programas de televisión, revistas, ensayos de divulgación científica o redes sociales (como foros, blogs, chats…). 

Tipos de divulgación científica

Las materias y públicos a los que se dirige la información de la divulgación científica son heterogéneos. En función de los intereses personales o la formación de cada científico, las opciones se diversifican hacia el trabajo en museos o centros de interpretación, las actividades de divulgación infantil, la especialización en un determinado momento de la historia (paleontología, Prehistoria, Edad Media…) o alguna especialidad como las ciencias de la salud, la genética humana o la farmacogenética. Los campos en los que puede trabajar un divulgador científico se extienden por las instituciones públicas y privadas.

¿Para qué sirve la divulgación científica?

A lo largo de este blog hemos tratado de explicar la relevancia que tiene la divulgación científica como un elemento educativo que facilita a la población el acceso a la información académica, técnica o especializada. El objetivo de la divulgación científica es reducir la brecha educacional en los diferentes sectores de población para que el mayor número de personas tenga el conocimiento que le permitan formarse una opinión sobre un asunto controvertido o difícil, y poder actuar en consecuencia.

Añadir nuevo comentario