Facultad de Ciencias de la Salud Universidad Isabel I
Jue, 07/10/2021 - 10:00

nutricionista cogiendo una cereza

A las personas interesadas en la nutrición y que quieran dedicarse a este sector les sobrevuela la pregunta ¿Qué hay que hacer para ser nutricionista? La respuesta es sencilla, y es que radica en formarse de forma adecuada a través de un Grado en Nutrición a distancia que habilite para el ejercicio de la profesión de dietista-nutricionista. Con esta titulación se cumple el principal requisito para poder ejercer en el ámbito profesional, cumpliendo la normativa en vigor, que está recogida en la Ley 44/2003 de Ordenación de las Profesiones Sanitarias. Es muy importante tener claro los estudios necesarios para ser nutricionista debido a la proliferación de cursos de formación en el mercado que la ley no recoge como titulaciones oficiales para poder ejercer. 

¿Cuántos años hay que estudiar para ser nutricionista?

Los estudios de nutricionista en España tienen una duración de cuatro años. No obstante, para poder ingresar en el Grado Oficial en Nutrición Humana y Dietética hay que superar una de las tres vías de acceso a la universidad existentes actualmente: selectividad (EBAU), prueba de acceso a la universidad para mayores de 25 años y a través de un título de FP de grado superior.

¿Qué estudia un nutricionista?

En los planes de estudio de dietista y nutricionista te encontrarás materias como química, fisiología, biología, nutrición, seguridad alimentaria, farmacología, anatomía y fisiología humana… El principal objetivo de este grado es que una vez completado, el alumno atesore las competencias necesarias en alimentación, nutrición y dietética para poder intervenir en los hábitos alimenticios de una persona o colectivo para mejorarlos y para abordar patologías derivadas, siempre teniendo como faro los principios de prevención y de salud pública.  

Cualidades personales 

Para un nutricionista sus estudios universitarios son determinantes, pero también deben ir acompañados de una serie de aptitudes personales que van a ayudar a que el ejercicio profesional alcance mayores índices de éxito. El graduado en Nutrición Humana y Dietética debe albergar cualidades como:

  • Dotes comunicativas. Hay que escuchar al paciente sin juzgar  y explicarle de forma clara los cambios dietéticos para mejorar su alimentación y estilo de vida.
  • Empatía. Ponerse en el lugar del paciente va a ser clave, y además hay que evitar adoptar con él una postura muy técnica a la hora de explicarle su situación y apostar por un trato cercano.
  • Asertividad. Saber adaptar las dietas a cada paciente, teniendo en cuenta sus emociones, sentimientos y situación personal.
  • Motivador. Saber motivar al paciente es fundamental para que consiga sus objetivos terapéuticos que han consensuado. 
  • Enfoque sanitario. El nutricionista ha de promover hábitos saludables considerando la salud física y mental como pilar fundamental de la intervención. Es importante resaltar este aspecto debido a que hay pacientes que buscan perder peso a través de estrategias puntuales poco saludables en las que no hay un cambio de hábitos, dañando no solo su salud física sino también mental y emocional. 

Añadir nuevo comentario