Sandra Lado Departamento de Comunicación. Universidad Isabel I
Vie, 04/09/2020 - 00:00

Un historiador sobre un bloque de libros que tiene un libro en la mano y una bombilla de tiza en la mano

Algunos piensan que estudiar historia no tiene salidas profesionales, pero eso no es cierto. Nada más lejos de la realidad. Las salidas profesionales de quien se forma para ser historiador se diversifican. El historiador puede trabajar: en un centro de secundaria, un museo, en rutas turísticas, fundaciones culturales, medios de comunicación, universidades o centros de investigación. 

Las salidas de esta disciplina están conectadas con la historia del arte, la literatura, la politología o la filosofía.  Y es que, la figura de un historiador, por tanto, es necesaria en un extenso abanico de ámbitos de la sociedad. Para alcanzar la meta que nos podemos plantear cuando pensamos en que queremos ser un historiador, sólo es necesario mucho trabajo, constancia y una pizca de suerte.


 ¿Cómo ser historiador?

El camino más habitual para ejercer la profesión de historiador es el Grado Universitario en Historia y Geografía. Se trata de una carrera organizada en cuatro cursos y 240 créditos ECTS. Se puede estudiar de manera presencial o a distancia, aunque las prácticas tratarán de ser presenciales, aunque debido al covid-19, se plantean algunas prácticas telemáticas. Es importante elegir una universidad en la que la calidad sea uno de los principales exponentes de sus principios. Algunas universidades online ofrecen propuestas muy interesantes para poder estudiar desde casa. Se puede compatibilizar el estudio con otras actividades profesionales.


 ¿Qué se aprende en la carrera para ser historiador?

El historiador estudia los hechos históricos, los interpreta y analiza, manteniendo el rigor y la honestidad profesional, para ofrecer una explicación de la historia. Deberá distinguir entre historia, que se centra en el conjunto de hechos que ocurrieron en el pasado y la ciencia que estudia la historia, que es la ciencia que estudia y divulga.


Aun así, el historiador será experto en:

  •    Recopilar datos y analizarlos, siguiendo el método científico. Este proceso nos ayudará a publicar libros, realizar conferencias, divulgar vídeos…
  •    Plantear nuevas hipótesis de investigación, que posteriormente se darán a conocer para compartir la investigación con la comunidad científica.
  •    Divulgar su conocimiento mediante la docencia, con una plaza en un instituto de secundaria, la universidad, un centro de investigación, una fundación…
  •    Informar de la ciencia de la historia en los medios de comunicación, con artículos de opinión o científicos que ayuden a los demás a comprender la situación actual o algunos acontecimientos del pasado.
  •   Gestionar los organismos dedicados a la divulgación de la historia, al trabajar en un museo, un archivo, una biblioteca, una hemeroteca…
  •   Promover la memoria histórica, recopilando información de manera veraz y rigurosa.


Habilidades complementarias para ser historiador


Los requisitos para ser historiador, su perfil, por tanto, será el de una persona:

  • Con altas capacidades de lectura y redacción, ya que el historiador pasa gran parte de su tiempo leyendo y plasmando sus investigaciones en sus textos. Leer mucho y escribir bien son dos elementos fundamentales.
  • Amante del arte y la geografía, porque estas dos materias están estrechamente unidas a la profesión.
  •  Espíritu crítico y objetivo, porque su trabajo requiere de rigor y honestidad, sin prejuicios, para conseguir un trabajo impecable.
  •  Bilingüe en inglés, al menos en esta lengua, ya que es el lenguaje universal de la investigación.


A partir del segundo año de carrera para ser historiador se debe empezar a pensar en la especialización.

Hay tres elementos fundamentales que debemos tener en cuenta para eso:

  • Elegiremos una época concreta. (prehistoria, época contemporánea, Edad Media…)
  •  Escogeremos una región geográfica (Europa, América, España…)
  •  Y decidiremos una civilización concreta ( aztecas, vikingos, romanos…)


Con esta elección, interesados por un tema de especialización, buscaremos a un profesor especializado en la materia, para que guíe nuestro trabajo investigador. Es importante no hacerle perder el tiempo, por lo que previamente habremos intentado tener las mejores notas posibles en nuestro expediente, para que nos tome en serio. En nuestra maleta debemos incluir también un nivel de inglés bilingüe además de otros idiomas y si ya podemos aportar un Erasmus serio, en la zona en la que estamos interesados en investigar, todavía mejor. Por ejemplo, si queremos estudiar la cultura vikinga, el Erasmus tendrá que cursar, será en los países nórdicos.
Los amantes de la historia pueden tener como objetivo el MIR de Secundaria. Para alcanzar el objetivo de aprobar la oposición, se puede cursar un curso de cualificación para la enseñanza de geografía e historia. El historiador estará al tanto de los grupos de investigación o las becas que existen a nivel  local, regional, nacional e internacional.
Según los datos de la OCDE, el salario de los profesores en España se encuentra por encima de la media europea. Un profesor de Historia de Secundaria tiene un sueldo medio de 31.415 euros brutos anuales cuando comienza a trabajar. Y esta retribución aumenta de manera progresiva en los siguientes quince años.

 

Añadir nuevo comentario