Que-son-los-eSports-o-deportes-electronicos

Por deportes electrónicos (o eSports) nos referimos a jugar a videojuegos contra otras personas en Internet, frecuentemente en competiciones que son seguidas por espectadores. Entonces, ¿Jugar a un videojuego es un deporte? Para muchos, es el equivalente digital de la competición, como un email lo es a una carta, o una firma digital lo es a una firma en papel. El aspecto físico es realmente el único que separa las dos posiciones, como ocurre con el ajedrez, por ejemplo.

Pero independientemente de la discusión sobre el término, es incuestionable que la práctica de los eSports al máximo nivel requiere valores tradicionalmente asociados al deporte, como son el espíritu de superación personal, la disciplina, la capacidad de sacrificio, el trabajo en equipo, y la deportividad. Por otro, hay también aspectos asociados al deporte, como son la competición con reglas, la profesionalización, y un espectáculo que mueve audiencias.

El Sim Racing o automovilismo virtual

La simulación de la competición automovilística (más conocida por el término inglés sim racing) constituye un caso especial. Los comúnmente llamados “juegos de carreras de coches” tienen la particularidad de que, en determinadas variantes de estos juegos, se intenta reproducir, con el máximo realismo, las condiciones de un deporte real.

Esto hace que el sim racing se convierta en uno de los deportes electrónicos más próximos a su homólogo real, hasta el punto de que los propios equipos de automovilismo procuran disponer de los mejores simuladores del mercado y los pilotos profesionales practican la disciplina electrónica para su preparación habitual. Esta proximidad ha sido precisamente una de las motivaciones de la Universidad Isabel I para entrar en el mundo de la simulación automovilística virtual y con ello en el de los deportes electrónicos.

 

Una oportunidad tecnológica

Es incuestionable que el desarrollo de la industria de los videojuegos, y la explosión de la audiencia está generando nuevas oportunidades profesionales y de negocio. Según los datos de la Interactive Software Federation of Europe (ISFE), el valor estimado del consumo online de videojuegos está creciendo a un ritmo superior al 30% anual.

Se trata de un mercado tecnológico que nadie cuestiona y que precisa de un nuevo enfoque, pues el diseño y creación de videojuegos requiere conocimientos tan multidisciplinares como la programación, la infografía y modelado 3D, las técnicas de Inteligencia Artificial, la elaboración de guiones, o el marketing. Todos estos aspectos han de integrarse en la formación de profesionales preparados para aprovechar esta oportunidad, como ocurre en el caso de la mención en Diseño y creación de videojuegos, de nuestro Grado en Ingeniería Informática.

Un reto legal

Como suele suceder, el desarrollo legal va un paso por detrás del desarrollo tecnológico y se plantean retos a los que es necesario dar respuesta en el corto plazo. Así, la profesionalización de los deportes electrónicos plantea cuestiones legales jurídicas nuevas, como son los contratos a los jugadores (particularmente menores de edad), la forma jurídica de los equipos, la organización de eventos, la gestión de patrocinios, las apuestas, la fiscalidad de los pagos y premios, etc. Todo ello en base a un negocio global, en el que los jugadores, la audiencia y los mercados pertenecen a diferentes países, sujetos también a una normativa fiscal diferente.

Un nicho para la investigación

Más allá del espectáculo cada vez más profesional, existe ya una base científica del efecto de los videojuegos en diferentes colectivos, incluyendo los efectos beneficiosos de los videojuegos en la salud. En concreto, y en el caso particular de los juegos de carreras, se han descrito efectos saludables en el cerebro y en la mejora del control cognitivo de personas de la tercera edad, así como aplicaciones en niños con déficit de atención e hiperactividad.

El sim racing también permite entender las respuestas fisiológicas y mejorar el rendimiento de pilotos (virtuales y reales). De hecho, la simulación es una herramienta para medir y mejorar las excepcionales habilidades requeridas para ser un piloto profesional. Y en el ámbito de la salud, constituye una plataforma segura para investigar el efecto que tienen en nuestra capacidad cognitiva y de reacción, sustancias como analgésicos, relajantes, estimulantes (bebidas con taurina, habitualmente consumidas por gamers) así como el efecto del cansancio y las condiciones ambientales en nuestro rendimiento.

Añadir nuevo comentario