Josep Lledó Profesor del Grado en Administración y Dirección de Empresas de la Universidad Isabel I
Mar, 30/03/2021 - 11:00

Abuelos y longevidad

Serie A vueltas con la Economía.

Abuelos y longevidad

La longevidad es un concepto que ha recibido considerable atención en los medios informativos motivado por la inquietud que provoca la incertidumbre sobre los límites de la esperanza de vida. Concretamente, la continua mejora de la longevidad afecta de manera importante a la industria del seguro y los sistemas de pensiones. Aunque esta incertidumbre se puede diversificar agregando los tiempos de vida de los individuos en grandes grupos, no se puede eliminar por completo y puede tener consecuencias significativas, especialmente en aquellas compañías que vendan productos de ahorro como, por ejemplo, rentas vitalicias. 

Colectivamente, nos referimos a esta incertidumbre como riesgo de mortalidad o riesgo de longevidad. Aunque los términos riesgo de longevidad y riesgo de mortalidad se usan a menudo de forma intercambiable, en realidad son completamente distintos. Mientras que longevidad se refiere a la longitud de la vida, la mortalidad se relaciona con la probabilidad de fallecimiento

Para estudiar el comportamiento de la mortalidad y la longevidad necesitamos disponer de los fallecidos y los expuestos al riesgo para un periodo largo de tiempo. En este pequeño estudio se han utilizado los datos de defunciones y expuestos al riesgo, por sexos, obtenidos del Human Mortality Database.

En un primer momento estudiamos el número de fallecidos por edad y sexo (ver Figura 1). En ese sentido, se aprecian 2 fenómenos de la dinámica de la longevidad española (comunes a la mayoría de las poblaciones desarrolladas): 

1. El desplazamiento continuado del número de fallecimientos a edades más avanzadas. La edad modal presenta un desplazamiento hacia la derecha y además presenta en el tiempo leves incrementos del número de fallecidos a esa edad. Este fenómeno puede producirse como consecuencia de un desplazamiento de la edad promedio en que inician las enfermedades crónicas. 

2. La compresión de la mortalidad (ganancias obtenidas en la esperanza de vida no serán perpetuas e ilimitadas), sino que son finitas y debido a (i) desaparición de las muertes agudas, neonatales e infantiles, (ii) la mortalidad por enfermedades agudas se sustituye por la mortalidad de enfermedades crónicas y este proceso de sustitución de enfermedades ya ha concluido y los padecimientos crónicos han comenzado a declinar. 

Figura 1. Número de fallecidos por edad y año de la población española.

  figura 1 tasa de mortalidad hombres y mujeres

Fuente: Elaboración propia a partir de datos del Human Mortality Database.

La edad modal ha pasado de los 78 a los 84 años para hombres y de los 80 a los 88 para las mujeres. Además, la distancia entre la edad media y la edad modal se ha reducido en ambos casos.

Para estudiar la longevidad y mortalidad en profundidad es necesario obtener la probabilidad de fallecimiento. Una manera habitual de calcular la probabilidad de fallecimiento es a partir de la variable biométrica lxt, que representa el número de individuos que alcanzan la edad exacta x en el año t. Dxt representa el número de personas que fallecen con edad x en el año t (ver figura 1). Finalmente, qxt representa la probabilidad de que una persona de edad x fallezca antes de alcanzar la edad x+1 para el año t, y se calcula como sigue :

ecuación

Esta variable biométrica se representa a continuación en escala logarítmica con el objetivo que el lector perciba una mayor visualización.

Figura 2. Probabilidad de fallecimiento por edad y año de la población española.

titulo 2, datos de la muestra

Fuente: Elaboración propia a partir de datos del Human Mortality Database.

Podemos observar en la Figura 2 que la probabilidad de fallecer aumenta con la edad, pero ha ido disminuyendo a lo largo de los años debido a la mejora de las condiciones de vida. También se aprecia claramente una mayor variabilidad entre los jóvenes y en las edades avanzadas. Esta misma probabilidad la podemos apreciar respecto al periodo, para distintas edades. Aquí podemos ver el aumento de la probabilidad de mortalidad entre los jóvenes en la década de los noventa y algún efecto de cohorte para los nacidos en la postguerra civil.

Sin embargo, poco sabemos del impacto de la pandemia actual en la longevidad. ¿Tú qué opinas?

Editor: Universidad Isabel I

Burgos, España

ISSN: 2659-3971

Añadir nuevo comentario