Cristóbal Ruitiña Director del Grado en Periodismo
Lun, 13/12/2021 - 10:07

Hombre de negocios escribiendo en su ordenador

Periodista completando una declaración de la renta.

Serie: 'El Poder de la Palabra'(XII)

Hace una semana se ha sabido que, finalmente, los presupuestos generales del Estado para el año que viene incluirán, por primera vez, un epígrafe propio en el Impuesto de Actividades Económicas, el IAE. Se trata de un impuesto que se aplica tanto a autónomos como a sociedades, por el hecho de desarrollar una actividad empresarial, profesional o artística en territorio español. Disponer de un epígrafe específico es fundamental porque, de ello se derivará, la definición de actividades empresariales, profesionales y artísticas y las respectivas obligaciones tributarias. Además, también puede afectar al acceso a líneas de ayuda o subvenciones o licitaciones públicas. Y ello porque, la ausencia de un epígrafe específico para dar cobertura a la actividad de los periodistas y los profesionales de la información y la comunicación, dificulta la acreditación de experiencia o trabajos previos, muchas veces requerida, y que en el caso de concurrir cómputo de méritos pueda puntuar o validarse en el mismo régimen de condiciones que otros concursantes. Además, la presentación de los impuestos como autónomo, así como las obligaciones contables, dependen del régimen fiscal en el que se tribute y viene marcado por el IAE.

Como ha venido recordando de manera reiterada la Red de Colegios de Periodistas, la ausencia de adecuación entre la actividad profesional del periodista, en cualquiera de sus facetas del ámbito de la comunicación (periodista freelance para medios, asesoramiento de comunicación…), y su encaje en el IAE y en el CNAE, tiene consecuencias directas sobre quienes ejercen como trabajadores autónomos o por cuenta propia en este sector; consecuencias negativas que afectan a un amplísimo número de profesionales que desarrollan su trabajo en esta modalidad laboral y que en 2019, según el Informe de la Profesión Periodística editado por la APM, suponían al menos el 50% de quienes se dedicaron al periodismo o la comunicación en España; un porcentaje que podría ser incluso superior pero que resulta difícil de conocer con exactitud, justamente, por la indefinición y la falta de una adscripción precisa que favorezca su seguimiento y análisis.

Todas estas dificultades se han visto acrecentadas durante la pandemia, al afectar al sector de forma drástica la caída de la actividad económica en general y publicitaria en particular, con sus inevitables efectos sobre el empleo; con despidos y ERTES en los medios que han aumentado la precariedad laboral ya existente. La carencia histórica de un epígrafe de IAE y un CNAE propios ha impedido, incluso, que muchos de estos profesionales accediesen a ayudas o subvenciones en un momento de máxima necesidad como la que venimos de afrontar.

Editor: Universidad Isabel I

ISSN 2792-1786

Burgos, España

Añadir nuevo comentario

La Universidad Isabel I tratará la información que nos facilite con el fin de publicar su comentario como respuesta a esta entrada de su blog. Más información sobre este tratamiento y sus derechos en nuestra política de privacidad.