José López Rojas Profesor del Grado en ADE de la Universidad Isabel I
Jue, 13/02/2020 - 13:03

inversion financiera

Hay una diferencia entre las decisiones de inversión y las decisiones financieras. Éstas son más fáciles de tomar que las decisiones de inversión, su finalidad es distinta. El análisis de este trabajo consistió en relacionar dos teorías sobre inversiones y el proceso de toma de decisiones en activos con el pensamiento neoclásico y la escuela austriaca de economía, a saber: 1) Market efficiency theory (eficiencia del mercado) o efficient market hypothesis (hipótesis del mercado eficiente) y 2) Behavioral finance (finanzas del comportamiento, finanzas de la conducta …). El examen de la teoría del mercado eficiente, su afinidad y su vinculación con el pensamiento económico neoclásico y el estudio de las finanzas de la conducta y su relación con la escuela austriaca de economía. Los estudios modernos sobre finanzas, en la mayoría de los casos, estudian las inversiones desde la perspectiva de que el mercado es eficiente: la valoración de la renta fija y variable, capital budgeting, análisis de proyectos de inversión, etc., esto es, los individuos actúan racionalmente en sus inversiones, las personas consideran, analizan, identifican patrones de inversión cuasi matemáticos y racionalizan toda la información disponible en este proceso de toma de decisiones.

Los trabajos de Fama, Fisher, Ibbotson, Lintner, Merton, Sharpe, Markowitz, Tobin, Modigliani, etc., establecieron las bases para desarrollar el modelo teórico y la identificación de patrones cuantitativos en el cambio de precio de las acciones en la hipótesis del mercado eficiente, en contraste con los estudios sustanciales realizados por el profesor de estadística Maurice Kendall, que en 1953 publicó un trabajo en la Royal Statistical Society sobre el comportamiento aleatorio en el precio de las acciones y commodities.

La teoría Behavioral Finance, al contrario, fundamenta su modelo en como las ciencias sociales (la psicología, por ejemplo) pueden ayudar a mejorar el conocimiento en el proceso de inversión. Esta teoría no rechaza las teorías previas, por el contrario, puede proporcionar un marco teórico que mejore el estudio de las inversiones. Se apoya en el modelo propect theory, que fue desarrollada por Daniel Kahneman de la Universidad Hebrea de Jerusalén (Premio Nobel de Economía 2002) y Amos Tversky en 1979, donde se evalúan, basándose en evidencias empíricas, las decisiones subjetivas de los individuos en sus decisiones económicas. Otros académicos como R.H. Thaler y E. J. Johnson estudiaron la subjetividad y el riesgo en las inversiones. En su estudio, Kahneman y Tversky describen como los individuos analizan las decisiones desde una perspectiva subjetiva, sobre todo en lo relacionado con las pérdidas y ganancias, así como las actitudes sobre el riesgo, las percepciones subjetivas sobre probabilidades (los inversores fundamentan sus decisiones en creencias), confianza excesiva en sus habilidades, etc.

Al profesor Alfred Marshall (1842–1924) se le considera uno de los fundadores de la teoría microeconómica neoclásica, junto con Léon Walras (1834-1910). Walras, con la publicación de su libro Éléments d’économie pure, realiza una valiosa aportación y elaboración del modelo formal del sistema de equilibrio general. Marshall desarrolló un esquema analítico estudiando las obras de Smith, Ricardo y J. S. Mill. En la transición a la economía neoclásica, la economía clásica se centraba fundamentalmente en la teoría del valor-trabajo, que sostenía el razonamiento que el valor es un bien que depende del trabajo necesario para producir ese bien. Economistas franceses, como Jean-Baptiste Say y Frederic Bastiat rechazaron ese argumento y afirmaron que el valor es subjetivo y se centraron en el concepto de la utilidad marginal. Este enfoque subjetivista es considerado el precursor de la escuela austriaca de economía que se originó en Viena a finales del siglo XIX y principios del siglo XX con el trabajo de Carl Menger, Eugen Böhm von Bawerk, Friedrich von Wieser y otros, como Israel Kizner (profesor de la universidad de New York), Mises, Hayek (Premio Nobel de economía en 1974). Mises fue la palanca para producir otra generación más de economistas austriacos, por ejemplo, Hayek. Wieser (1851–1926) fue discípulo de Menger, autor del libro Principles en 1871, junto a Eugen von Böhm-Bawerk (1851–1914). Wieser, trabajó con los mismos fundamentos de Menger, no utilizó las matemáticas, expresando sus teorías con esquemas verbales abstractos, por esta razón, el estudio de la lógica constituye una de las herramientas de trabajo de la escuela austriaca de economía. Economistas austriacos, tales como Murray Rothbard, casi austriacos como Joseph Schumpeter, y en la actualidad, por ejemplo, Jesús Huerta de Soto, sostienen que los orígenes de la escuela austriaca proceden de la Escuela de Salamanca (siglo XVI).

Los economistas empezaron a distanciarse de la economía como ciencia social durante el periodo económico neoclásico, mientras trataban de reformular la disciplina económica como una ciencia natural y matemática, de aquí el impacto sobre la teoría efficient market hypothesis (EMH). La escuela austriaca de economía, en cambio, al considerar la economía como una ciencia social, donde la acción humana es clave para entender el proceso económico, fundamentaría las decisiones de inversión, pero no exclusivamente, en la teoría behavioral finance.

Editor: Universidad Isabel I

Burgos, España

ISSN: 2659-398

Añadir nuevo comentario