Josep Lledó Profesor del Grado en Administración y Dirección de Empresas de la Universidad Isabel I
Mié, 02/12/2020 - 09:00

Hombre con traje con una tableta que analiza en infografía datos de la bolsa

En el campo financiero y asegurador, el tipo de interés es una de las variables más importantes para la valoración de activos y pasivos. Desde la crisis financiero del 2009 el tipo de interés está sufriendo importantes descensos, continuados año tras año, en su curva spot hasta niveles nunca vistos anteriormente. La situación actual, que viene produciéndose desde hace unos dos años, es de una curva de tipos spot negativa para gran parte de las duraciones más comunes (inferiores a los 20 años) en la valoración de operaciones financieras (ver siguiente Figura).

Grafico 1

Esta situación está provocando situaciones financieras insólitas. Por un lado, las personas con hipotecas indexadas están pagando cuotas de interés muy bajas (compuestas únicamente por el diferencial), lo que provoca unos términos amortizativos muy inferiores a los pagados, por ejemplo, durante los años de bonanza económica entre 2006 y 2009. Por otro lado, los ahorradores no encuentran rentabilidades atractivas en los mercados financieros de renta fija ni en los productos bancarios. Por ejemplo, los bonos y obligaciones del estado han pasado de ser un activo con una rentabilidad atractiva a convertirse en un activo refugio donde la rentabilidad es cercana a cero. Es fácil encontrar Letras del Tesoro (producto financiero a corto plazo) con rentabilidades negativas. Incluso, productos bancarios clásicos, como las imposiciones de plazo fijo, han dejado de comercializarse por este motivo.

El panorama en el entorno asegurador no es mejor que el descrito anteriormente. En la actualidad, las aseguradoras no pueden ofrecer productos de ahorro (como por ejemplo Planes de Pensiones Asegurados, PPA, o Seguros Individual de Ahorro a Largo Plazo, SIALP) con rentabilidades atractivas ya que no consiguen dicha rentabilidad en la inversión de sus activos. Además, en el entorno normativo de Solvencia II, un escenario con bajos tipos de interés (como el actual) provoca un incremento de las provisiones técnicas, debido a que la actualización de sus flujos probables de pasivo se hace a tipos más pequeños.

Sin duda, el desafío para los agentes económicos es elevado, más si cabe ante el actual escenario de pandemia que mantendrá los tipos de interés en dichos niveles durante un periodo prolongado de tiempo. Lo único que se desconoce es cuándo cambiará esta tendencia. Y tú…¿Qué opinas?

.Entrada publicada el 02/12/2020

Editor: Universidad Isabel I

Burgos, España

ISSN: 2659-398

Añadir nuevo comentario