Una línea torcida: a propósito de la aportación historiográfica de Geoff Eley

Portada del libroEn los últimos cuarenta años, los historiadores han utilizado diversas formas de acercarse al pasado con diferentes métodos, enfoques y herramientas. De todos ellos cabe destacar, por un lado, el papel innovador que tuvo la Historia Social en las décadas de 1970 y 1980, y, por otro, ya de manera más reciente, la Historia Cultural. Ambas metodologías nos han ofrecido una nueva y renovadora perspectiva con la que abordar el pasado, acompañadas a su vez por la eclosión de un gran número de enfoques interesantes como la Historia Post-colonial, la de Género y los conocidos como “Estudios Subalternos”.

Un espejo al que mirar para aprender: la batalla por el relato en las aulas vascas [1]

Batalla-aulas-vascasEn 2018, Gaizka Fernández, historiador y responsable de investigación del Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo de Vitoria, señaló en una entrevista para El País que "el olvido es un escarnio a las víctimas y una oportunidad para la propaganda ultranacionalista que pretende legitimar los crímenes de la banda [ETA]". Una frase con la que venía a denunciar la terrible falta de memoria a la que está asistiendo la sociedad española, sobre todo la vasca, con respecto al terrorismo, pero que también es extrapolable a otros conflictos memorísticos que han afectado al común de los españoles como: la memoria de la Guerra Civil y del franquismo o más recientemente a la polémica que ha rodeado a la cuestión catalana.