doble grado, dobles grados, estudiar doble grado, razones para estudiar doble grado, universidad isabel i, ui1

¿Qué grado escoger? ¿Dudas entre uno y otro? ¿Y por qué no hacer los dos? La opción de cursar un doble grado ha crecido mucho en los últimos cursos. Las universidades lo saben y han multiplicado por dos su oferta académica de titulaciones conjuntas en los últimos cinco cursos. Si aún no tienes claro qué te aporta cursar dos grados simultáneamente, te aportamos cuatro razones para sacarte de la indecisión:

  • Empleabilidad. No por obvio es menos cierto: si obtienes dos titulaciones aspiras al doble de puestos de trabajo. Cursarás las asignaturas más importantes de ambos grados, obtendrás los dos títulos y podrás desarrollar tu carrera profesional en cualquiera de los empleos que pertenezcan a estas ramas del conocimiento. En el momento actual, en que cambiar de puesto de trabajo es habitual y se produce constantemente, esta cualidad juega a tu favor y te da una enorme libertad a la hora de orientar tu destino profesional.

 

  • Perfil. Las empresas buscan perfiles especializados. Si la formación que has cursado te permite ser experto en dos ámbitos distintos del conocimiento, el mercado verá escrito en tu currículum una palabra mágica: diferenciación. Tu perfil saltará varios puestos hacia delante en los despachos de Recursos Humanos, estará marcado como prioritario y tendrá un lugar de preferencia a la hora de concretar entrevistas de trabajo. Para contratar, más siempre es mejor. Y dos es el doble de mejor.

 

  • Tiempo. La duración habitual de un doble grado es cinco años. Sí, es uno más que un grado, pero tres menos que estudiar dos grados por separado en distintos momentos. A cambio de un mayor esfuerzo intelectual y económico, y por el módico precio de un curso más, abrirás las puertas del mercado laboral con dos títulos. Más posibilidades, más preparación y mejor posicionamiento para buscar trabajo. Una decisión óptima.

 

  • Conocimiento. El estudio de dos materias diferentes diversifica tus capacidades. No sólo amplias la base de conocimientos y competencias, un paso que potencia tu eficacia, sino que mejoras tus aptitudes y te formas de cara al desempeño de labores muy distintas y pertenecientes a ramas de actividad diferentes. Además, te coloca en una posición de privilegio que te permite elegir, en caso de que se presenten varias ofertas laborales a las que optar, por aquella que encaje más en tus aspiraciones.

Añadir nuevo comentario