¿Conoce a un maestro o maestra que merezca ser reconocido y homenajeado? Con esta cuestión se presenta el sitio web del Global Teacher Prize, trasladando al lector el papel protagonista en la propuesta de docentes que destaquen de manera especial en el campo educativo. El considerado como el ‘Premio Nobel’ del profesorado, otorgado por la Varkey GEMS Foundation y premiado con un millón de dólares, define este perfil como innovador y comprometido, y que tenga un impacto inspirador tanto en su alumnado como en su comunidad. De manera paralela, ha puesto en marcha la campaña #TeachersMatter, defendiendo la profesión docente en todos los rincones del planeta.

Su primera edición, celebrada el pasado año, tuvo cierta relevancia en nuestro país al incluir entre los finalistas a un representante español, César Bona (@cccesssarrr), maestro en el colegio público Puerta Sancho de Zaragoza, cuya propuesta didáctica, basada en proyectos que estimulan la creatividad del alumnado, encontró gran acogida. Como ejemplo de ello, se encuentra el cortometraje La importancia de llamarse Applewhite, una película muda escrita y dirigida por seis de sus alumnos, con edades comprendidas entre los 4 y los 12 años. El proyecto fue galardonado con numerosos premios nacionales e internacionales y dio el pistoletazo de salida a una serie de proyectos paralelos y características similares, que culminaron con la merecida nominación al Global Teacher Prize.

En la reciente segunda edición, celebrada el pasado 14 de marzo en Dubái, la premiada ha sido la maestra palestina Hanan Al Hroub (@hanan_hroub), que, según relata, tuvo que enfrentarse al trauma que sus hijos sufrieron ante el continuo clima bélico del país y los tiroteos ocasionales en los trayectos de su casa a la escuela. La necesidad de acompañarles a diferentes terapias y especialistas para lograr superarlo la llevó a especializarse en la mejora de su rendimiento académico, campo en el que comenzó a trabajar desde ese momento.

Actualmente, centra sus esfuerzos en impartir clases a niños y niñas procedentes de los mismos campos de refugiados en los que ella creció, y ha descrito su metodología en el libro We Play and Learn, en el que propone fomentar el trabajo en equipo sin perder la atención a las necesidades individuales de todos los miembros del grupo. De hecho, y según su testimonio, este enfoque pedagógico ha logrado la disminución de los comportamientos violentos en los centros educativos en los que se ha puesto en práctica.

En su discurso de agradecimiento destacó su orgullo por la profesión docente enunciando que «los maestros pueden cambiar el mundo», afirmación con la que no puedo estar más de acuerdo. Estoy seguro de que en próximas ediciones volveremos a contar con nominados muy cercanos y se reconocerá la excelente labor que muchos docentes realizan en nuestro país.

Añadir nuevo comentario