Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales Universidad Isabel I
Mar, 17/05/2022 - 11:00

Estudiar geografía

Estudiar geografía.

¿Tienes inclinación vocacional por la Geografía? ¿Te apasionan todas aquellas materias y aspectos que tienen que ver con la geografía o las características físicas de un territorio? Ser geógrafo significa prestar atención a la evolución de estos territorios, y a la forma en el que el ser humano interacciona con ellos, los cambia o adapta a sus necesidades. Por eso, el geógrafo profesional debe tener unos mínimos conocimientos de historia y de demografía, es decir, debe saber cómo evolucionan las poblaciones humanas en determinados espacios físicos.

¿Qué hay que estudiar para ser geógrafo?

Un requisito básico para ser geógrafo es estudiar un Grado en Geografía e Historia

Hasta hace pocos años, la mayor parte de los egresados dirigían su carrera hacia la enseñanza o la investigación, mediante un máster, posgrado o doctorado que les preparase para dar clases y alcanzar un mayor nivel académico. Sin embargo, el espectro profesional y formativo para un geógrafo es hoy mucho mayor. Por lo que, la formación complementaria tras superar este grado universitario dependerá de tus preferencias y del trabajo como geógrafo que quieras desempeñar. Puedes estudiar un máster especializado en la ordenación del territorio, la divulgación, la ingeniería geográfica, la cartografía, entre otros.

 Encontrar empleo como geógrafo ¿Es posible?

Desde luego. Siempre existe la opción de impartir clases o investigar académicamente dentro de tu especialidad. Pero, el geógrafo profesional puede aprovechar sus conocimientos en muchos más campos. Estos son algunos:

Ordenación del territorio.

Para elaborar planes de desarrollo de determinados espacios es necesario estudiar el impacto ambiental de ese desarrollo, plantear e implementar distintas acciones, vertebrar estrategias de desarrollo de las poblaciones implicadas, crear foros de participación ciudadana, etc. Para crear estos planes es necesario contar con diversos profesionales, y el geógrafo es uno de ellos.

Consultoría.

Un geógrafo puede poner sus conocimientos teóricos y técnicos al servicio de la empresa privada para ejercer de consultor, gestor de proyectos o asesor especializado en los más diversos ámbitos. Si trabaja en colaboración con equipos multidisciplinares, los campos de aplicación de los conocimientos de un geógrafo profesional son — literalmente — infinitos.

Agente de Desarrollo Local.

Los geógrafos tienen un papel relevante para muchas administraciones públicas locales y regionales, donde cuentan con sus servicios como agentes de Desarrollo Local. Su conocimiento del terreno, del impacto ambiental de las acciones posibles, del efecto sobre la población y su implicación en la puesta en marcha convierte al geógrafo en un activo importante. En colaboración con un geógrafo se pueden diseñar nuevos espacios, poner en valor o recuperar zonas geográficas, crear dinámicas de desarrollo, solicitar subvenciones, diseñar planes estratégicos para un territorio, etc.

La Docencia.

Dar clases, en diferentes niveles educativos, ha sido una de las salidas laborales tradicionales para un geógrafo. Y continúa siéndolo. La geografía — y todas las disciplinas anexas necesarias para comprenderla del todo —  sigue estando presente en los programas formativos y la labor de profesor sigue estando entre las proyecciones favoritas del empleo del geógrafo.

Mira este Webinar sobre el papel del Geógrafo 

Añadir nuevo comentario

La Universidad Isabel I tratará la información que nos facilite con el fin de publicar su comentario como respuesta a esta entrada de su blog. Más información sobre este tratamiento y sus derechos en nuestra política de privacidad.