Acaban de conceder el Premio Abel 2016 (el Nobel de las Matemáticas) al profesor británico Andrew J. Wiles, de la Universidad de Oxford. Wiles, sin duda es uno de los pocos matemáticos, por no decir el único, cuya demostración de un teorema ha estado en los titulares de las noticias internacionales. En 1994, demostró el Último Teorema de Fermat que, por entonces, era el problema más famoso de fecha remota y sin resolver en la historia de esta materia, destaca la Academia Noruega de Ciencias en un comunicado. El premio reconoce "su impresionante demostración del Último Teorema de Fermat mediante la conjetura de modularidad para las curvas elípticas semiestables, iniciando una nueva era en la teoría de números"

Todo arranca en el siglo XVII, cuando el matemático francés Pierre de Fermat garabateó en el margen de un libro que xn+yn=zn solo es posible si n es entero y mayor que dos, siendo las tres incógnitas x, y, z números enteros positivos. Fermat, en su anotación, insinuaba que no era un asunto sencillo de resolver: «He encontrado una demostración realmente admirable, pero el margen del libro es muy pequeño para ponerla». Wiles al instante, se sintió cautivado por este problema que él era capaz de entender siendo un muchacho, pero que seguía sin resolver tres siglos más tarde de su formulación.Es evidente que un problema matemático aparentemente simple puede resultar muy complicado de resolver. La recompensa, hoy en día, ha sido 600.000 euros por solucionar ese acertijo.

Leyendo esta noticia también podríamos concluir que no todo está probado, falta mucho por hacer. Además, las matemáticas pueden ser muy divertidas; es por eso por lo que en Los Simpson hacen mucho uso de ellas, tal y como se refleja en los siguientes guiños matemáticos de la serie.

El hallazgo de Wiles incluso inspiró un capítulo de la serie de Los Simpson en el año 1995, donde Homer aparece «en otra dimensión». Homer, rodeado por la expresión 178212 + 184112 = 192212, pretende ser un contraejemplo que aparentemente tumbaba el Último Teorema de Fermat si se hacía la suma en una calculadora normal. Con un aparato más potente, el resultado cambiaba a partir de la décima cifra. Fermat tenía razón, como solo supo demostrar Wiles.

Wiles ha recibido numerosos premios de Matemáticas y Ciencias. Entre estos se cuentan el Premio Rolf Schock, el Premio Ostrowski, el Premio Wolf, la Medalla Real de la Royal Society, el Premio de Matemáticas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (AMS) y el Premio Shaw. La Unión Matemática Internacional le entregó una placa de plata, siendo la primera vez que lo hace en toda su historia.

Ha sido distinguido con grados honoríficos de las Universidades de Oxford, Cambridge, Columbia, Yale, Warwick y Nottingham.

Y tú ¿alguna vez has tenido curiosidad por resolver algún problema abierto? Puedes encontrar alguno interesante en prensa escrita y/o digital.

 

 

Añadir nuevo comentario