Los últimos años Grecia aparece casi diariamente en los medios de comunicación de toda Europa, lo que ha hecho que la opinión de los ciudadanos de la UE haya pasado por diferentes estadios.

 

Al principio Grecia fue vista como uno más de los países afectados por la crisis, ni siquiera el primero, porque sufrió las consecuencias de la crisis después de España y de otros países, en apariencia al menos. En un segundo estadio, Grecia se mostró como el país más afectado por la crisis económica, pero se seguía considerando que las causas de la crisis y sus consecuencias no eran diferentes de las que habían afectado a otros países. El tercer estadio fue aquel en el que la UE empezó a comprender que la realidad de las estructuras políticas, sociales y económicas de Grecia ni siquiera se aproximaba a lo que el país heleno declaraba en los informes que había estado presentando en Bruselas. El cuarto y último estadio (o quizá simplemente la consecuencia lógica del tercero) es aquel en el que se considera que los ciudadanos griegos se están aprovechando de la UE.

      

Los últimos meses se ha hablado mucho de que los griegos disfrutan de una vida lujosa a costa de la UE, de que se jubilan muy jóvenes, de que no pagan impuestos y de una larga lista de cosas que (no sin razón) irritan a los ciudadanos europeos que cumplen religiosamente con Hacienda y que se jubilan alrededor de los 65 años (unos antes, otros después dependiendo de los países). Ηay un fondo de realidad en todo ello, pero de eso a que los griegos vivan como reyes hay una gran diferencia, de hecho las encuestas indican que su calidad de vida es baja. Basta con dar un paseo por cualquier barrio obrero (no por el centro) de una ciudad griega grande o mediana para respirar la tristeza y la falta de ilusión que inundan el ambiente. Es cierto que en Grecia hay ciertos oficios que permiten prejubilaciones muy anticipadas, pero nadie las acepta porque la pensión que les quedaría sería diminuta. También es verdad que hay quienes engañan al sistema para no pagar impuestos, pero son una minoría y (como suele suceder) los que menos lo necesitan.

 

La bandera de Grecia aparece triunfante sobre una montaña de billetesEl gran problema de Grecia no es la picaresca de los ciudadanos, sino la irresponsabilidad política, el desorden económico y el caos administrativo. Esta situación ha estado presente durante las últimas décadas permitiendo que unos pocos se aprovecharan del sistema en perjuicio de la gran mayoría, impidiendo que Grecia progresara como se esperaría de un Estado que es miembro de la UE desde 1981 (entonces CE) y dañando seriamente su estructura socioeconómica. Todo ello ha tenido una repercusión directa muy negativa sobre los ciudadanos, pues el día a día es carísimo mientras que los sueldos son bajos (1.064 euros mensuales de media frente a los 1.634 de España). El índice de desempleo en Grecia está en torno al 26%, mientras que el subsidio de desempleo es una cantidad fija de 360 euros al mes (más un 10% por cada persona a cargo) independientemente de lo que cada cual haya cotizado.

 

Muchos ciudadanos han perdido el derecho a ser atendidos por el sistema público de salud (EOPYY), hasta el punto de que en la televisión se da información acerca de atención pediátrica gratuita para los niños que carecen de cobertura médica. Las farmacias cobran a sus clientes el precio íntegro de los fármacos, aunque estos hayan sido recetados por el EOPYY, porque hace tiempo que el Estado no reintegra a las farmacias el descuento que se aplica a las medicinas. En muchos hospitales públicos se les da una lista a los pacientes con las cosas que tienen que traer consigo (pijama, gasas, alcohol, etc.). Hay colegios de Primaria que no pueden encender la calefacción en invierno y hay universidades que, cada cierto tiempo, se quedan sin servicio de limpieza y mantenimiento... Y un largo etcétera.

 

La bandera de Grecia aparece sucia y rasgada en la valla de una fábrica abandonada

No se trata de librar de su responsabilidad ni a Grecia ni a los griegos, ni muchísimo menos, pero la realidad que hemos expuesto y el hecho de que Grecia necesite un tercer rescate evidencian que seguir manteniendo unas medidas de austeridad severas que no estén acompañadas de un plan de desarrollo económico y social no hará ni que el país mejore ni que pueda pagar lo que debe a sus acreedores (entre ellos, España).

 

 

_________________________________________________________________________________________________________________________

Más información:

http://economia.elpais.com/economia/2015/04/13/actualidad/1428954959_075631.html

http://www.elmundo.es/economia/2015/05/18/555a1f42e2704e08528b4596.html

http://www.kepea.gr/printit.php?id=67

http://www.oaed.gr/index.php?option=com_content&view=article&id=216&Itemid=360&lang=el

http://www.abc.es/sociedad/20150601/abci-europeos-encuesta-calidad-vida-201506011327.html

 

Añadir nuevo comentario