Ana Cristina García Pérez Directora del Máster en Diseño Tecnopedagógico (E-Learning) de la Universidad Isabel I
Mar, 11/05/2021 - 10:00

Mujer de espaldas mirando una ciudad con un traje de superman

Serie: 'Tecnopedagogía (LVIII)'

Sin duda los retos a los cuales nos hemos enfrentado este último año nos han permitido identificar grandes héroes en el ámbito educativo, nuestros docentes. A pesar de todos los obstáculos han ideado y diseñado innumerables estrategias para poder continuar con el proceso de enseñanza aprendizaje, manteniendo la distancia social. Estoy segura de que muchos concuerdan conmigo en que son unos superhéroes.

En honor a ellos me gustaría destacar 6 pautas que considero claves y que facilitarán a otros la labor a la hora de enfrentarse al reto de tutorizar un curso en modalidad online.

  1. Tómate tu tiempo para planificar.

Como todo superhéroe el primer paso es planificar cómo abordarás la enseñanza y qué metodologías utilizarás para que el público al cual te diriges pueda alcanzar esos resultados de aprendizaje esperados.

Tutorizar un curso online puede resultar intimidante, pero no olvides que la práctica hace al maestro y la planificación es tu mejor herramienta. Organiza tu tiempo y dedicación. Es posible que al inicio tengas que invertir mucho más tiempo y esfuerzo, pero hasta Batman tenía vida social. Por lo tanto, encuentra las estrategias que mejor pueden adaptarse a las exigencias del curso y a tu ritmo.

  1. Utiliza las herramientas adecuadas.

Así como Thor tiene su martillo y el Capitán América su escudo, la modalidad online ofrece innumerables herramientas que podrás ir integrando al proceso de enseñanza aprendizaje, para poder dar respuesta a las necesidades de tus estudiantes. Pero no olvides que tu mejor 'arma' es la pedagogía.

En ocasiones cometemos el error de integrar las herramientas online que más se utilizan en el mercado actualmente y olvidamos que no todas podrán dar respuesta a las necesidades de nuestro alumnado, así como promover el logro de los objetivos de aprendizaje.

Actualmente tenemos una gran ventaja y es que la tecnología ha avanzado a pasos agigantados este último año. Por lo tanto, diseña cada sesión, escoge la metodología que mejor responde a las necesidades de tus estudiantes y, por último, revisa de todas las herramientas disponibles cuál puede facilitar y hacer realidad los objetivos de aprendizaje que has establecido.

  1. Sé visible y aprovecha al máximo los espacios.

Aconsejamos no utilizar máscaras o intentar ocultar tu identidad como Spiderman, detrás de los entornos virtuales. Aunque la modalidad de enseñanza sea distinta, la tecnología no sustituirá el valor y el aporte como mentor o mediador del aprendizaje.  Incluso, te invita a ser más visible y aprovechar al máximo todos los espacios que ofrece para permanecer en contacto y comunicación con el alumnado.

No buscamos docentes sin rostro, sino tutores que pongan en valor su habilidad especial. Te invitamos a que identifiques la tuya y explota todo su potencial apoyándote en las oportunidades que nos ofrece la tecnología.

  1. Humaniza el entorno online.

La comunicación es la clave del éxito. Por ello hay que diseñar y establecer cuáles serán los canales a través de los cuales te comunicarás con los estudiantes y ellos contigo, así como también, qué espacios ofrecer para promover la interacción entre ellos. Involúcralos, para que puedan saber cómo comunicarse con sus compañeros sin necesidad de estar en un aula presencial.

Ofrece pautas y mantén la comunicación activa durante todo el desarrollo del curso. Autores como Karsh (2020) recomiendan hacer un plan de comunicación y así planificar cómo y cuándo establecer contacto con el alumnado, para obtener la respuesta que deseas.

  1. Una buena retroalimentación o feedback puede marcar diferencia.

Una retroalimentación constructiva puede transformar la experiencia del estudiante en un curso online. Pero puede resultar un gran desafío, por ello te recomendamos (Belin, 2019):

  • Establece unas expectativas claras.
  • Destaca los aspectos positivos de cada trabajo. No te quedes con frases como 'Buen trabajo'. Valora el esfuerzo de cada estudiante e inspíralos para que continúen mejorando.
  • Personaliza los comentarios.
  • Planifica los momentos que sean adecuados. Si esperamos mucho, puede impactar en la motivación del alumnado.
  • Fomenta la retroalimentación entre compañeros.
  • No te limites a utilizar el texto escrito. Podemos hacer uso de otros recursos, como el audio y el vídeo.
  1. Tanto la bienvenida como la despedida, es muy importante.

El cierre del curso es un momento clave, de la misma forma que lo es la bienvenida. En ocasiones cometemos el error de finalizar las formaciones con la publicación de una calificación final y no aprovechamos este espacio para reflexionar sobre los aprendizajes alcanzados.

Comprometerse con los estudiantes al finalizar el curso te permitirá recopilar comentarios y opiniones para mejorar la experiencia de aprendizaje.

 

Editor: Universidad Isabel I

Burgos, España

ISSN: 2605-258X

Añadir nuevo comentario