Jornada de geopolítica

Jornada de Geopolítica y Seguridad con Shimshom Zamir.

13 de mayo de 2022. En la Jornada de Geopolítica y Seguridad, Shimshom Zamir, militar israelí retirado, considerado uno de los mejores expertos en geopolítica en Oriente Medio, analizó las ‘Diferencias Geopolíticas entre Oriente Medio y Occidente’. El ponente hizo hincapié en la importancia que tiene el agua potable en países que sufren problemas de desertificación y destacó que este puede ser el origen de los conflictos que se planteen en los próximos años en la región.

El experto en geopolítica inició su conferencia señalando las diferencias marcadas entre la geopolítica de medio oriente y la occidental.  Zamir indicó que desde Occidente se considera que en Medio Oriente, la sociedad mira con prejuicios y falta de comprensión a esta zona del mundo.

Zamir tomó como referencia tres países para analizar la situación geopolítica de Oriente Medio: Irán, Irak y Afganistán. El ponente destacó que "desde occidente solo se ve que estos países están en constantes conflictos bélicos, sin entender las razones del porqué". Estos tres países son extensos pero con poca población, montañosos y que ofrecen pocas opciones para asentar población y agricultura. Son países con bajas temperaturas y la población vive en las cercanías de los ríos. Desde el punto de vista político, a principios del siglo XX se declararon independientes y, en ocasiones, desde los países occidentales se decretaron históricamente los límites de cada uno de ellos. “Las diferentes poblaciones, con orígenes distintos, viven en un mismo país, lo que genera conflictos”, destacó.

Los intereses de cada grupo son contradictorios por la densidad de población en un territorio escaso. “En esta circunstancia se producen manipulaciones políticas a nivel internacional de apoyo de unos y otros grupos tribales y, a mayores, algunos grupos, en función de su poder político, se hacen con el poder del país (sunitas, chiítas…)”, concretó Zamir.

Zamir

Shimshom Zamir durante su exposición.

En este sentido, el ponente destacó que “el futuro se plantea oscuro, en buena parte, debido al cambio climático y el aumento de las temperaturas, ya que el agua, es el elemento esencial para el desarrollo del país y la alimentación de la población”. En Medio Oriente, debido a la escasez hídrica, se producen luchas por el agua. En el Éufrates, por ejemplo, que recorre Turquía, Siria e Irak, “los turcos realizan presas que limitan el agua a los otros dos países, a lo que se pueden sumar los periodos de sequía que paulatinamente azotan la zona. Esta situación genera grandes tensiones”, matizó.

“Israel es el único país que ha encontrado una solución para la escasez de agua en esta zona del mundo, con la desalinización del agua de mar, que comparte con Jordania. El cambio climático lleva a que las tensiones crezcan y si no se produce un cambio tecnológico para poder desarrollar la agricultura, los conflictos irán en aumento”, explicó Shimshom Zamir.

El docente explicó que la falta de recursos económicos y la corrupción impiden que estos países puedan desarrollar planes para mejorar sus infraestructuras hídricas.

Zamir y Suñé

Shimshom Zamir y Juan Emilio Suñé.

Juan Emilio Suñé, docente de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Económicas de la Universidad Isabel I, como coordinador de la jornada, resumió en su intervención, la importancia del acceso al agua en diversas partes del mundo, como Etiopía con Egipto, China con Tíbet o el entorno de Israel, Argentina con el Guaraná. El profesor Suñé preguntó cuáles serían esos puntos calientes de conflicto a nivel global.

Zamir indicó que el mayor conflicto está en estos momentos en la represa de Etiopía que pretende reducir el caudal de agua en el Nilo hacia países como Egipto. A su juicio, el proceso de desalinización de agua es la clave para poder resolver la escasez del agua en el mundo, ya que muchos países se están desertificando. No obstante, para producir agua potable es necesario combinar electricidad o gas, que generan energía necesaria en la desalinización